Miles de personas acampan en una ciudad fronteriza de Grecia

Polonia, Rusia y Finlandia rechazan a los migrantes

- 24 de marzo de 2016 - 00:00
Niños claman por ayuda en un campamento para los refugiados en la frontera entre Grecia y Macedonia.
Foto: AFP

El Ejecutivo polaco no recibirá a los 7.500 refugiados que prometió. Los gobiernos ruso y finlandés cierran fronteras.

Los migrantes se han convertido en las víctimas colaterales de los atentados en Europa, donde crece el rechazo hacia ellos. Las autoridades de Polonia anunciaron ayer que no recibirán más refugiados, mientras Finlandia y Rusia acordaron cerrar su frontera norte a los ciudadanos de terceros países durante los próximos 6 meses para frenar la entrada de refugiados a la Unión Europea (UE) a través de la llamada ‘ruta ártica’.

Polonia rechaza ahora recibir a los 7.000 migrantes en su territorio como estaba contemplado en el programa de repartición de la Unión Europea (UE). “No veo ninguna posibilidad de que los refugiados vengan a Polonia tras los atentados perpetrados en Bruselas”, es lo que explicó la primer ministra, Beata Szydlo, en declaraciones a la cadena de televisión Superstacja.

Luego de lo ocurrido en Francia y Bélgica -agregó Szydlo-, “lamento constatar que la UE no saca lecciones de lo que ocurre”.

Polonia es el primer país de la UE que toma una decisión de ese tipo luego de los ataques de Bruselas, que causaron al menos 31 muertos y 270 heridos. Tres polacos figuran entre los heridos. “Estamos obligados a vigilar antes que todo la seguridad de nuestros ciudadanos”, agregó y llamó a rechazar el recibimiento en Europa “de miles de migrantes que vienen aquí solo para mejorar sus condiciones de vida”. Entre los migrantes, “hay también terroristas”, afirmó.   

Los primeros refugiados debían llegar a Polonia a fines de marzo o inicios de abril.

Szydlo defendió las posiciones ‘muy prudentes’ de los países del grupo denominado Visegrado (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia), y también de Rumania y Croacia ante la apertura de las puertas de la UE para acoger migrantes.

Finlandia y Rusia acordaron cerrar su frontera norte durante los próximos 6 meses para frenar la entrada de refugiados sirios y árabes, según informó ayer el Ministerio finlandés de Interior.

El acuerdo alcanzado ayer durante un encuentro en Moscú entre el presidente finlandés, Sauli Niinistö, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, limita el cruce de los pasos fronterizos de Salla y Raja-Jooseppi (en Laponia) a personas de nacionalidad finesa, rusa o bielorrusa y sus familias. “El propósito de esta restricción es evitar la entrada organizada de migrantes ilegales. Al mismo tiempo, se refuerza el impacto de las medidas contra la migración ilegal adoptadas por Finlandia y Rusia en las pasadas semanas”, explicaron las autoridades finlandesas en un comunicado.

Finlandia quiere impedir que la zona ártica se convierta en una nueva ruta principal para la migración ilegal.

La decisión de Noruega de cerrar sus pasos fronterizos con Rusia a los solicitantes de asilo procedentes de Siria, Irak y Afganistán a finales del pasado año provocó un importante aumento de la llegada de refugiados a Finlandia a través de Laponia.

En los dos primeros meses de 2016 entraron en Finlandia cerca de 1.000 refugiados procedentes de la Laponia rusa, frente a los apenas 700 que cruzaron esa frontera en 2015.

Pese a no ser un destino tan popular entre los refugiados como la vecina Suecia o Alemania, Finlandia recibió 32.476 peticiones de asilo en 2015, casi 9 veces más que el año anterior, cuando llegaron al país nórdico 3.651 refugiados.

Decenas de refugiados se manifestaron ayer en la zona fronteriza entre Grecia y Macedonia en contra de los pasos cerrados en Europa. Más de 13.000 personas están acampadas en el límite griego con Macedonia.

Los inmigrantes y refugiados han mostrado su pesar por las víctimas de los atentados de Bruselas, a través de carteles y en fotografías que han dado la vuelta al mundo. Dicen que conservan la esperanza en que los ataques no tendrán un impacto negativo sobre ellos. (I)

DATOS

Más de 13.000 migrantes y refugiados siguen bloqueados en Idomeni, según cifras oficiales griegas. Los migrantes rehusan marcharse pese al cierre de la frontera greco-macedonia desde el 7 de marzo y el acuerdo UE-Turquía del viernes pasado.

Este acuerdo confirma el cierre de las fronteras de los países en la ruta de los Balcanes y prevé la devolución de migrantes a Turquía, donde llegan por mar a las islas griegas, puerta de entrada en la UE.

En total 181 migrantes han llegado a Lesbos desde el lunes, según cifras oficiales. Ellos fueron transferidos a un campamento de refugio donde permanecerán hasta el 4 de abril, cuando inicia el proceso de deportación.  

El número de refugiados en Grecia es actualmente de 52.200 personas.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP