El "pacto de Abraham" y sus puntos encontrados

14 de agosto de 2020 - 18:48
La Unión de Emiratos Árabes firmó un acuerdo de normalización de relaciones con Israel bajo el auspicio de Estados Unidos.
AsiaNews

La Unión de Emiratos Árabes (UEA) acaba de firmar un acuerdo de normalización de las relaciones con Israel, un pacto histórico bajo el patrocinio de Estados Unidos.

La Unión de Emiratos Árabes se convierte con este acuerdo en el tercer país árabe en romper con la tradicional enemistad con el gobierno israelí declarada hace 75 años. Uno de los rubros más destacados de este pacto es el compromiso de Israel de dejar su plan de expansión y detener sus asentamientos en territorios palestinos.

La Unión de Emiratos Árabes está conformada por una federación de siete Emiratos, cada uno regido por su emir y el conjunto conforma un Consejo Supremo. Los Emiratos más importantes de esta Unión son los de Abu Dabi, Dubái y Sharjah. Todos forman las reservas petroleras, las más importantes del Golfo Pérsico, el estrecho de Hormuz. Este se sitúa en la zona caliente, la principal arteria del petróleo mundial entre Omán e Irán, y este último país en su afán de control amenaza constantemente con interrumpir los envíos de petróleo a través del estrecho.

A sabiendas del peligro que representa el estrecho de Hormuz sus autoridades buscan acuerdos internacionales para procurar mayor seguridad para el tráfico de sus barcos que abastecen de carburante a Asia, América, oriente y occidente.

El presente acuerdo con Israel es el tercero con los países árabes, ya que el primero fue con el presidente Anwar el-Sadat, de Egipto, en 1979, y el segundo con Jordania, en 1994. Excepto Jordania, Egipto y ahora los Emiratos Árabes Unidos, los países árabes del Golfo y del Medio Oriente no tienen relaciones diplomáticas con el estado de Israel.

Para Óscar Nader, libanés radicado en Guayaquil, este pacto es de gran importancia para la Unión de Emiratos Árabes debido a que no existen relaciones diplomáticas entre la UEA e Irán, este último una amenaza latente para los intereses de la Unión de Emiratos porque siempre ha perturbado la circulación en el estrecho de Ormuz de sus barcos petroleros.

Para Michael Yekutiel, quien nació en Tel Aviv y reside desde hace seis años en Guayaquil, este acuerdo no significa necesariamente un entente de paz porque la Unión de Emiratos Árabes (UEA) no tiene límites con Israel, sin embargo matiza que el acuerdo logrado es un paso en la dirección correcta.

Nunca la Unión de Emiratos Árabes ha tenido contacto con Israel ni se han visto ambos países envueltos en problemas bélicos, de ahí que Yekutiel considere que este acuerdo es un logro sobre todo en el ámbito económico, pero además aclara que Netanyahu enfrenta tres juicios y que Donald Trump está a las puertas de unas elecciones, lo que supone este pacto el mejoramiento de la imagen de ambos actores políticos. 

Yekutiel señala que el acuerdo con Egipto sí fue histórico porque Israel comparte frontera con ese país  y que con Jordania podría decirse que el pacto fue un gran alivio porque ambos países tenían un expediente largo de enfrentamientos. Aclara además que solamente unos pocos radicales de Israel están descontentos con este acuerdo porque Benjamin Netanyahu les prometió invadir más territorios y con esta alianza no podrá hacerlo.

En una declaración conjunta entre Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos e Israel se afirmó que "la medida promoverá la paz en la región de Oriente Medio y es un testimonio de la diplomacia audaz", refiriéndose al príncipe heredero de Abu Dabi, Mohammed bin Zayed al-Nahyan; el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Por su lado, el asistente especial para Asuntos Internacionales del Parlamento iraní y exviceministro de Exteriores de Irán para Asuntos Árabes y Africanos, Hossein Amir Abdollahian, manifestó que la administración de EAU carece de pretexto para justificar esta postura: "Emiratos Árabes Unidos caerá en el fuego del sionismo por culpa de este error estratégico”. 

Netanyahu señaló, por su lado, que el acuerdo preserva los intereses de Israel, ya que no se intercambiaron tierras en el acuerdo, y que llegaron a una alianza con la UEA sobre la base de "paz a cambio de paz" y que esta cubre los campos de la diplomacia, el comercio, el turismo y la aviación.

"Desde que se firmó el tratado de paz entre Israel y Jordania hace más de 25 años no se ha avanzado tanto hacia la paz en Oriente Medio. Ahora que se ha roto el hielo, espero que más países árabes y musulmanes sigan el ejemplo de los Emiratos Árabes Unidos", resaltó el Presidente de Estados Unidos a las puertas de unas elecciones presidenciales  que lo colocan ante el mundo como el paradigma de la diplomacia en una región con serias diferencias políticas.

La Autoridad Palestina también rechazó firmemente el acuerdo y criticó a los Emiratos Árabes Unidos por utilizar la cuestión palestina y negociar la suspensión de la anexión ilegal para impulsar la normalización de los lazos con Israel. "El liderazgo palestino rechaza y condena enérgicamente la sorprendente declaración de Estados Unidos, Israel y Emiratos Árabes Unidos sobre la normalización de las relaciones", explicó el portavoz de la Autoridad Palestina, Nabil Abu Rudeina.

El liderazgo palestino enfatizó que Emiratos Árabes Unidos, o cualquier otra parte, no tiene derecho a hablar en nombre del pueblo palestino. El rechazo fue respaldado por los principales grupos propalestinos, Hamas y Fatah, que señalaron que el acuerdo desobedeció los deberes nacionales, religiosos y humanitarios hacia la causa palestina e ignoró los derechos de ese pueblo.

Según Hamas, el acuerdo de paz de Emiratos Árabes Unidos con Israel es una "puñalada traicionera en la espalda del pueblo palestino", mientras que el movimiento Fatah aseveró que la normalización de las relaciones entre ambos Estados fue una "mala apuesta" que mostró una "dependencia absoluta de los enemigos del pueblo árabe".

Por medio del portavoz presidencial de Turquía, Ibrahim Kalin, el gobierno de Recep Tayyip Erdoğan resaltó que la historia "registrará la derrota de aquellos que traicionaron al pueblo palestino y su causa". De su lado, el presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi, agradeció al acuerdo por detener la anexión israelí de tierras palestinas y tomar medidas para traer la paz a la conflictiva zona.

A efectos prácticos nada cambia para que todo siga cambiando, siempre a peor, para los palestinos, dijo la dirigente palestina Hanan Ashrawi, quien asegura que Israel renuncia a realizar abiertamente lo que ya ha estado haciendo y sigue haciendo desde siempre, ocupar y expulsar a los palestinos de su país. 

Yakutiel asevera que en el concierto internacional este acuerdo es beneficioso para Israel porque su país lleva el estigma ante los ojos del mundo de ser un invasor y los países árabes de ser las víctimas, además considera, como filosofía de vida, que generalmente los que están en el centro y quieren paz siempre van a estar de acuerdo con este tipo de resoluciones, mientras que los extremos de los dos lados en conflicto siempre van a estar en contra.

El entendimiento entre la Unión de  Emiratos Árabes e Israel también prevé que los musulmanes puedan visitar la mezquita de Al Aqsa, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en vuelos directos desde Abu Dabi a Israel. El pacto Abraham, como le llama Donald Trump a este acuerdo, concluye luego de largas conversaciones entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP