Mineros peruanos bloquean por noveno día la frontera entre Perú y Bolivia

17 de mayo de 2011 - 16:07

La frontera entre Perú y Bolivia permanece hoy, por noveno día consecutivo, cerrada al tránsito por huelguistas que se oponen a la minería, mientras que sus dirigentes fueron citados a una sesión de "diálogo de alto nivel" con una comisión ministerial en la ciudad de Puno.

"Ningún vehículo puede transitar" por el pase fronterizo en el distrito de Desaguadero, debido a la presencia de los manifestantes que bloquean el camino, indicó una fuente policial de la provincia de Ilave, cercana a la frontera.

Los manifestantes han tomado, desde hace nueve días, las vías en las localidades de Desaguadero, Zepita, Yunguyo, Pomata y Juli, por donde pasa la vía que interconecta Perú y Bolivia, pero no consiguieron bloquear Ilave, dijo la policía de esa región.

La fuente aclaró que las protestas se mantienen, incluso con mayor número de transportistas unidos a la huelga, mientras que los dirigentes del Frente de Defensa de los Recursos Naturales de la Zona Sur acuden a la reunión de los comisionados del gobierno central con el presidente de la región Puno, Mauricio Rodríguez, y otras autoridades civiles, reunión que no pudo celebrarse ayer.

Este lunes llegó a Puno una comisión de alto nivel formada por los viceministros de Minas, Fernando Gala, y del Interior, Jorge Luis Caloggero, y el director de la Oficina de Conflictos de la Presidencia del Consejo de Ministros, Ronald Ibarra.

Gala dijo hoy a Radio Programas del Perú (RPP) que lo más importante es empezar a dialogar y que los viceministros han llegado a la cita "sin ninguna condición".

Los huelguistas exigen que el Gobierno regional emita una ordenanza que prohíba las concesiones mineras en su territorio y hasta ayer pedían que la comisión gubernamental vaya a las zonas de los bloqueos.

El presidente peruano, Alan García, que entregará el gobierno a su sucesor el próximo 28 de julio, declaró hoy que "ningún extremismo es bueno, ni la minería desordenada e informal, ni la prohibición de la minería porque deja sin trabajo a muchísimas personas".

Tras el arribo de la comisión de alto nivel a Puno, el gobernante confió en que "va a primar la razón y que, además, estando a 20 días de la segunda vuelta (presidencial), de todas maneras habrá una solución".

García añadió que veía intereses "extremistas" y "en contra del desarrollo" detrás de las protestas en Puno y que, ante la cercanía de la elección que definirá a su sucesor, esas protestas "resucitan para ver cómo generan un muerto en esa zona y suben los votos de alguien".

El jefe de Estado dijo que si se prohíbe la minería, como proponen los dirigentes en Puno, habrá "una huelga mucho mayor" por parte de los mineros, de manera que uno "está contra la pared".

García se quejó de que los desórdenes estén intentando poner también a Bolivia contra la pared, por el bloqueo de la frontera, y anunció que en las próximas horas hablará con su colega, Evo Morales, sobre este asunto, pues de no encontrarse una solución la policía actuará con severidad.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: