México: bebé que murió tras rescate eleva a 3 cifra de fallecidos en explosión

30 de enero de 2015 - 07:00
La imagen de este policía rescatando una bebé circuló en las redes sociales. Lamentablemente horas después, por las graves heridas, la menor falleció. Foto: Twitter

Una recién nacida que falleció luego de su rescate desde los escombros, y mientras recibía atención médica de urgencia, elevó a 3 el número de víctimas fatales por la explosión de gas que destruyó un hospital materno-infantil en México.

La bebé había sido salvada con vida por un policía que la cargó en brazos. La imagen se había convertido en símbolo de la trágica detonación que conmovió a la capital azteca.

La pequeña, que tenía apenas 7 días de edad, sufrió traumatismos craneoencefálico y ocular y la gravedad de sus lesiones no le permitió sobrevivir.

El secretario de Salud de Ciudad de México, Armando Ahued, confirmó durante la noche el deceso de la bebé, registrado en el hospital Legaria, donde era atendida.

Mientras, un ejército de rescatistas seguía buscando sobrevivientes entre la montaña de escombros en que quedó convertido la maternidad, donde audaces vecinos lograron salvar a siete bebés sepultados bajo las lozas.

"Fueron valientes los bebés, siento que no les tocaba", dijo René Soto (32 años), un vecino que se despertó la mañana del jueves con la estruendosa explosión que cimbró su casa.

Junto a familiares, Soto removió pedazos de cemento y cenizas para encontrar a los pequeños, algunos con apenas horas de vida.

Una enfermera, que logró saltar entre los escombros, les pidió auxilio desde la zona de cuneros.

"Estaba todo destrozado, la loza se vino abajo sobre los pequeños que cayeron al piso, unos estaban ahí tirados sin ropita, con su cordoncito en el ombligo todavía, algunos en incubadoras, los sacamos como pudimos", recuerda Soto aún conmovido.

A horas de dar a luz a su tercer hijo, Casandra tuvo que salir de entre los escombros sin ayuda, descalza, bañada en sangre y con su bebé en brazos, sobreviviendo así a la explosión.

Casandra Velázquez, de 26 años, "va a estar en terapia (intensiva) porque tiene algo incrustado en la mejilla izquierda (...) Se le cayó el techo encima y lo que le causó más daño fue una lámpara" que le explotó en el rostro, dijo, tembloroso, su esposo José Miguel Venegas.

"El bebé está bien, ella lo protegió, lo puso entre tus brazos", añadió este hombre, que por poco pierde el conocimiento "por la impresión" de ver a su esposa con el rostro semidesfigurado en otro hospital del sur de la capital donde se atendía a los lesionados.

Una fuga de gas en la manguera de un tanque cisterna que descargaba muy temprano en el público Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa - oeste de la capital - provocó una terrible explosión.

El edificio prácticamente se desplomó en un 80% de la construcción, con un saldo de 2 bebés y una enfermera muertos, además de 73 heridos.

Las autoridades han dicho que entre los heridos hay 9 bebés y 7 adultos en estado de gravedad.

Unos 60 rescatistas del grupo de Topos, creado cuando un terremoto de gran magnitud sacudió la Ciudad de México en 1985, quitaban cuidadosamente piedra por piedra parados sobre toneladas de escombros, mientras buscaban con lámparas de minero en todos los huecos tratando de ubicar heridos.

Testigos dijeron que muchas personas alcanzaron a correr antes de la explosión. Algunas mujeres que acababan de dar a luz y no pudieron evacuar protegieron con el cuerpo a sus bebés para salvarlos. Tuvieron que salir por su propio pie, heridas y con sus hijos en brazos en medio del desastres y el caos.

La explosión de la maternidad evocó a muchos mexicanos la tragedia de la Guardería ABC, en Hermosillo (noroeste), donde 49 bebés y niños murieron en 2009 por un incendio en un almacén contiguo al centro escolar.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: