Bachelet impone su agenda de reformas en Chile

- 27 de febrero de 2016 - 00:00
La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció este miércoles que hará nuevos ajustes a su plan de gobierno, pero sin comprometer el gasto social.
Foto: AFP

La presidenta regresó de vacaciones y retomó el debate sobre una nueva ley laboral y el proceso constituyente.

El próximo 11 de marzo la presidenta chilena Michelle Bachelet cumplirá 2 años en La Moneda, exactamente la mitad de su mandato que concluye en 2018. Pese a las críticas y a la baja en las encuestas, en este período la mandataria socialista ha logrado imponer su agenda de reformas que ya han generado un profundo impacto en el país.

Pero este año será igual de crucial que los anteriores, ya que se espera el trámite de la reforma laboral y todo el proceso constituyente para que Chile tenga una nueva Carta Magna en reemplazo de la heredada del régimen de Augusto Pinochet.

El gobierno va a toda prisa y retomará a comienzos de marzo su agenda de reformas estructurales, tras las vacaciones de verano que en Chile suelen tener lugar en febrero. Bachelet sabe que 2016 será un año clave y tan difícil como los anteriores debido a la desaceleración económica (se espera un crecimiento de entre 1,5% a 2,5%). Además, porque en 2017 las cosas en la economía no mejorarán sustancialmente según las proyecciones y porque ese año será netamente electoral con miras a los comicios presidenciales.

A pesar de las divisiones al interior de la alianza de gobierno Nueva Mayoría, donde convive desde la Democracia Cristiana, el Partido Socialista, el Partido Radical y el Partido Comunista, Bachelet ha logrado sacar adelante su programa de gobierno con hitos impensados en las anteriores administraciones de la Concertación, ahora llamada Nueva Mayoría.

Entre estos logros figura la reforma tributaria, la reforma electoral con una nueva ley para los partidos políticos que implica un modelo de elecciones más equitativo y la reforma educacional, que puso fin al lucro y a la selección en las escuelas financiadas por el Estado.

A todo esto se suma la puesta en marcha, a comienzos de año, de la gratuidad universitaria. Esto significa que a partir de marzo, cuando se dé inicio al año escolar, 120.000 alumnos podrán estudiar sin costo en los centros universitarios del país. El gobierno espera que la cifra sea aún mayor, para llegar a un total de 160.000 alumnos con este beneficio. En el futuro, ha prometido Bachelet, la gratuidad se extenderá no solo para los más pobres, sino que será universal.

“Más allá de  la discusión sobre si las políticas llevadas a cabo en este tiempo son buenas o malas, adecuadas o inconducentes, la racionalidad impuesta desde el gobierno no ha tenido en efecto cortapisas para avanzar, solo un coro inoficioso de críticas opositoras, lamentos empresariales y disenso en algunas voces emblemáticas de la antigua Concertación”, señaló Max Colodro, columnista del diario chileno La Tercera.

Así, la gran pregunta es ¿de qué manera la oposición podría instalar un nuevo liderazgo que cambie de rumbo el camino de las reformas por las que tanto reclamaron la mayoría de los chilenos? Esto, según los analistas, se ve muy difícil.

Reforma laboral

Para 2016 se espera, además, el debate sobre la reforma al sistema laboral. Actualmente en Chile 7 de cada 10 trabajadores no participan de la negociación colectiva a través de sindicatos, según cifras oficiales de la Dirección del Trabajo. Al mismo tiempo, solo en 17 de cada 100 empresas se desarrolló una negociación colectiva entre 2009 y 2013. Es precisamente ese aspecto el que se quiere modificar con la reforma laboral aún en debate en el Congreso.

De acuerdo con un informe de la Fundación Sol, el 50,5% de los trabajadores ocupados gana menos de $ 370 y el 74% menos de $ 570. Por eso, ante este escenario, la negociación colectiva es vista por algunos sectores como una suerte de llave en la lucha contra la desigualdad.

“Ahora que nos acercamos a la mitad de nuestro mandato, podemos decir con orgullo que gran parte de las reformas que nos habíamos propuesto implementar, ha dejado de ser anhelos para convertirse en realidades concretas”, dijo Bachelet a comienzos de febrero, justo cuando el rechazo a su gestión llegó al 61%, la cifra más alta desde octubre de 2015, mientras que la aprobación subió a 27%. (I)

Datos

El segundo gobierno de Michelle Bachelet se inició el 11 de marzo de 2014, tras su victoria en la segunda vuelta de la elección presidencial de Chile de 2013. Está previsto que su mandato se extienda hasta el 11 de marzo de 2018, fecha en la que debe producir la investidura de su sucesor.

La reforma tributaria que propuso Bachelet -y que fue promulgada en septiembre de 2014- tiene como objetivo principal financiar los cambios en el sistema educativo. La ley busca aumentar la recaudación fiscal en 3 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) de aquí a 2018, lo que equivale a unos $ 8.300 millones (de los cuales $ 5.000 serán destinados a la educación).

En diciembre de 2015 el Parlamento aprobó la norma mediante la cual las universidades públicas pasarán a ser gratuitas desde 2016, contemplada dentro de la reforma de la educación. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: