Ambos países suspendieron sus relaciones diplomáticas en 1978

Los gobiernoChile y Bolivia vuelven a enfrentarse por el mar (Infografía y Videos)

- 09 de julio de 2014 - 00:00

Ambos países suspendieron sus relaciones diplomáticas en 1978

En un discurso por cadena nacional, el segundo desde que asumió la Presidencia en marzo, Michelle Bachelet anunció la noche del lunes que Chile impugnará la competencia del tribunal de La Haya en el diferendo con Bolivia, país que reclama una salida soberana al océano Pacífico que perdió en una guerra a fines del siglo XIX. Desde que el presidente boliviano, Evo Morales, anunció que demandaría a Chile ante la Corte Internacional de Justicia en 2011, el caso ha generado fuertes roces entre ambos países, que suspendieron las relaciones diplomáticas desde 1978.

“Chile y Bolivia establecieron sus límites definitivos en el Tratado de Paz y Amistad de 1904, el cual ha sido respetado e implementado por ambos Estados por más de un siglo”, dijo Bachelet, en cuyo primer mandato (2006-2010) logró un importante acercamiento con Morales, que luego se esfumó. Bolivia presentó una demanda ante La Haya en abril de 2013, con el objetivo de que la corte obligue a Chile a sentarse a negociar una salida soberana al mar.

El país altiplánico perdió 400 kilómetros de costa y 120 mil kilómetros cuadrados de territorio en la Guerra del Pacífico (1879-1883). En Bolivia esta es una herida muy abierta. A su vez, para Chile la demanda boliviana es un dolor de cabeza y un nuevo problema con uno de sus vecinos, tomando en cuenta que recién en enero se cerró el caso en La Haya por el diferendo marítimo con Perú, que no fue del todo positivo para los intereses chilenos.

VIDEO 1

El gobierno de la Nueva Mayoría, como señaló Bachelet, sostiene que no hay puntos pendientes con Bolivia y que todo quedó zanjado por el tratado de 1904, que además dispuso el libre uso de puertos chilenos por parte de bolivianos aunque sin soberanía. Este acuerdo es clave, ya que la Corte de La Haya solo puede juzgar casos de disputa territorial a partir de 1948, año en que se firmó el Pacto de Bogotá. Sin embargo, Bolivia sostiene que la demanda no es sobre el tratado de 1904.

Tras la demanda interpuesta en 2013, el propio Morales viajó a La Haya en abril pasado para presentar la memoria con la argumentación de su país. En ese documento Bolivia sostiene que Chile adquirió en varias ocasiones el compromiso a negociar una salida al mar, pero que no cumplió. Tras el anuncio de Bachelet se espera que la impugnación a la competencia de la Corte de La Haya se concrete el próximo martes. De esta manera, ahora el tribunal internacional podría suspender la tramitación de la demanda boliviana para analizar el pedido chileno o bien podría ver en conjunto ambas cosas.

En Chile el golpe de timón anunciado por Bachelet generó el aplauso de parte importante del establishment político (partidos tradicionales), pero algunos expertos en derecho internacional señalaron que el Gobierno chileno pudo haberse apresurado. Haciendo una analogía con el fútbol, otras voces sostienen que al impugnar a La Haya, Bachelet salió jugando como la selección chilena de Sampaoli (de gran poder ofensivo), pero que el partido podría perderse antes de entrar a jugar a la cancha. Ello, porque si la corte no acepta la impugnación será una gran derrota para Chile.

La respuesta de Morales no se hizo esperar. “Es contradictorio que Chile se manifieste como respetuoso del derecho, pero simultáneamente rechace la competencia de La Haya”, señaló ayer el mandatario boliviano. “Bolivia tomará conocimiento de los alcances de la posición del Gobierno de Chile, la analizará y contestará. Bolivia mantiene su confianza en la corte y los jueces, los únicos competentes para resolver este incidente”, agregó.

VIDEO 2

EL RELOJ CON UN MAPA DIFERENTE CAUSA FRICCIÓN

La demanda boliviana en La Haya ha fracturado la siempre tensa relación entre Chile y Bolivia. De todos modos, en cada visita que ha realizado Evo Morales a Santiago ha liderado actos  multitudinarios organizados por parte de la izquierda chilena, en los que se ha escuchado el grito: “¡Mar para Bolivia!”, algo inédito años atrás. Pero este año, la desconfianza y los resquemores han  aumentado.

De hecho, el 26 de junio pasado, Chile presentó un reclamo por el reloj con la forma de Bolivia que el gobierno regaló a los asistentes a la Cumbre del G-77 en Santa Cruz, y en el que aparece el territorio que el país perdió en la guerra con Chile.

Chile y Bolivia rompieron relaciones diplomáticas en 1962, pero en 1975 -durante las dictaduras de Hugo Banzer y Augusto Pinochet-, simbolizaron con un abrazo en el pueblo fronterizo de Charaña el inicio de una negociación sobre la demanda boliviana. Sin embargo, 3 años más tarde fracasaron las negociaciones y se volvieron a romper los lazos.

En 2006, cuando Bachelet asumió su primer gobierno, la presidenta chilena y Morales establecieron una agenda de 13 puntos que incluía el tema del mar. Pero esas tratativas se diluyeron con el tiempo. Y la situación empeoró más durante la gestión de Sebastián Piñera (2010-2014), con quien Morales nunca mantuvo buenas relaciones.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: