Libia anuncia la reapertura del último campo petrolífero bloqueado por fuerzas leales a Haftar

La Corporación Nacional del Petróleo (NOC) ha confirmado "el fin de los bloqueos a todos los campos y puertos libios a partir de hoy, 26 de octubre".
26 de octubre 10:11

La compañía estatal de petróleo de Libia ha anunciado este lunes la reapertura del último campo petrolífero que permanecía bloqueado, a raíz de un acuerdo para el reinicio de las operaciones y después de que las partes en conflicto hayan acordado un alto el fuego permanente en el país africano.

La Corporación Nacional del Petróleo (NOC) ha confirmado "el fin de los bloqueos a todos los campos y puertos libios a partir de hoy, 26 de octubre" y ha recalcado que "se han dado instrucciones al operador, Mellitah Oil&Gas, para que reinicie la producción en el campo petrolero de Al Fil".

Así, el presidente de la compañía, Mustafá Sanalá, ha manifestado que los libios han entendido que el bloqueo ha sido muy negativo para sus vidas y que apoyan firmemente el reinicio de la producción de manera firme. Los campamentos fueron bloqueados por fuerzas leales a las autoridades orientales durante su ofensiva contra la capital, Trípoli.

El Gobierno de unidad y las autoridades asentadas en el este del país acordaron el 21 de octubre la reanudación del transporte por tierra y aire en todo el país, así como trabajar en un plan para garantizar y aumentar la producción de petróleo.

Asimismo, pactaron "apoyar y mantener la calma actual en los frentes y evitar una escalada militar" y apoyar los esfuerzos para el intercambio de detenidos, "especialmente los impulsados por consejos de líderes locales", al tiempo que identificaron "puntos de contacto" en las regiones occidental y oriental "para facilitar y coordinar estos esfuerzos".

Apenas dos días después, sellaron un acuerdo para un alto el fuego permanente, tras un proceso de contactos en Suiza en el seno de la Comisión Militar Conjunta (JMC, según sus siglas en inglés), parte de la conocida como 'vía de seguridad' surgida de la Conferencia de Berlín de enero de este año, junto con las vías económica y política.

Los contactos se han intensificado desde que el Gobierno de unidad, reconocido internacionalmente y respaldado militarmente por Turquía, rechazara la ofensiva lanzada en abril de 2019 por Jalifa Haftar, que cuenta con el respaldo de Egipto, Rusia y Emiratos Árabes Unidos (EAU), contra la capital, Trípoli.

Libia vive sumida en el caos desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011. El conflicto actual enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, con sede en Trípoli, con el establecido en la ciudad de Tobruk, en el este, y sustentado por el general Haftar.

La duplicidad institucional en Libia se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron las administraciones, sin que las asentadas en el este -anteriormente reconocidas por la comunidad internacional- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015, consiguieran pactar su unificación desde entonces. (I)