Los envenenados con novichok “no eran el objetivo”

- 06 de julio de 2018 - 00:00
Fotos: AFP

Una pareja de británicos fue intoxicada en Salisbury, localidad donde atacaron a los Skripal en marzo pasado.

La policía antiterrorista británica confirmó que un hombre de 45 años y una mujer de 44 resultaron envenenados con novichok, el mismo agente nervioso utilizado contra el doble agente ruso Serguei Skripal y su hija, Julia, el pasado marzo en la ciudad de Salisbury.

“Se asume que son víctimas como consecuencia del ataque previo, o de algo más, pero no se cree que fueran directamente el objetivo de un ataque”, señaló el ministro de Seguridad británico, Ben Wallace, este 6 de julio, al referirse a la pareja de Amesbury, localidad situada a unos 13 kilómetros de Salisbury.

Sam Hobson, amigo de la pareja de británicos que identificó como Charlie Rowley y Dawn Sturgess, registró la llamada de alerta.
“Pasamos el día en Salisbury, estuvimos en varias tiendas y en el parque Queen Elizabeth Gardens para tomar un refresco, fue un día agradable de verano”, recordó.

El sábado en la mañana llamó a los servicios de urgencias porque la mujer perdió el conocimiento en Muggleton Road, en Annesbury, localidad donde vive Charlie Rowley.

Según fuentes de la policía, al inicio los responsables de la investigación creyeron que a los dos pacientes los habían drogado con una sustancia tóxica. Pero el miércoles en la noche las autoridades confirmaron que fueron víctimas del novichok.

Charlie Rowley “suele tomar drogas, pero Dawn, no. Ella quiere que las deje”, explicó Hobson, quien considera que “debieron intoxicarse (en Salisbury)”.

Los cinco lugares que visitó la pareja se encuentran bajo cordón policial: el parque Queen Elizabeth Gardens y un contenedor de basura delante de una residencia para personas sin techo en Salisbury, además de un centro baptista, la farmacia Boots y el piso en Muggleton Road donde reside la pareja en Annesbury.

Expertos consideran posible que ambos entraran en contacto con un objetivo contaminado utilizado para atacar a los Skripal. El doble agente ruso de 67 años y su hija de 33 fueron envenenados con un agente neurotóxico en Salisbury.

El uso del novichok es un agente nervioso desarrollado por la Unión Soviética en los años 70 y 80 que bloquea en minutos los mensajes de los nervios a los músculos.

Londres pide explicación

El incidente causó una fuerte tensión entre Reino Unido y Rusia, país al que Londres acusa de envenenarlos con la sustancia de fabricación soviética. Los Skripal, que sobrevivieron al envenenamiento, viven ahora en un lugar desconocido.

“Ha llegado el momento de que el Estado ruso dé un paso adelante y explique exactamente qué pasó”, exigió el ministro de Interior británico, Savid Javid, tras una reunión de emergencia del gobierno sobre este nuevo caso.

“Es totalmente inaceptable que nuestros ciudadanos sean blancos deliberados o accidentales o que se vierta veneno en nuestras calles, nuestros parques y nuestras ciudades”, añadió.

Reino Unido alertó a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), según un portavoz de Downing Street.

La agencia pública de salud Public Health England (PHE) aseguró este 6 de julio que “no hay riesgo inmediato para la salud”. Sin embargo, aconsejó, “por precaución”, a las personas que estuvieron en los mismos lugares que las víctimas laven su ropa. También pidió a los ciudadanos “estar atentos cuando recojan objetos desconocidos o peligrosos como agujas o jeringuillas”.

Como represalia al ataque al exespía y a su hija Yulia el pasado 4 de marzo el Gobierno británico expulsó a numerosos diplomáticos rusos en Reino Unido.

Moscú se defiende

El Gobierno de Rusia se defendió asegurando no tener “informaciones sobre la sustancia utilizada”.

El Kremlin indicó estar “muy preocupado” por “el uso repetido de tales sustancias en Europa”.

“Llamamos a las fuerzas de seguridad británicas a que no cedan a los sucios juegos políticos comenzados por algunas fuerzas en Londres”, declaró Maria Zajarova, portavoz de la diplomacia rusa. “El gobierno de Theresa May y sus representantes tendrán que pedir perdón”, añadió.

Ante esto,  la primera ministra británica aseguró que la policía “removerá cielo y tierra” para aclarar este nuevo caso de envenenamiento, que calificó de “extremadamente preocupante”.

Salisbury “sigue abierto al comercio. El gobierno seguirá dando apoyo a la comunidad local”, aseguró la ministra Theresa May. (I)

Charlie Rowley es trasladado en una camilla por médicos y policías desde su residencia en Amesbury.

Investigación
Los servicios desplazados
Más de 100 detectives de los servicios antiterroristas fueron desplazados para ayudar a la policía local. La policía británica confirmó que no registran más casos.

May moverá cielo y tierra
Theresa May aseguró que la policía moverá cielo y tierra para esclarecer el nuevo caso de envenenamiento  con novichok, agente nervioso usado en el caso Skripal, en Gran Bretaña.

La limpieza
El ministro del Interior británico, Sajid Javid, negó que las labores de limpieza en esas zonas para eliminar los residuos del veneno hubieran sido insuficientes.

La indagación conjunta
El portavoz del Kremlin acusó a Londres de no aceptar jamás una investigación con Rusia sobre la utilización del agente neurotóxico contra Skripal.

El laboratorio
La sustancia fue enviada al laboratorio de investigación de armas químicas del gobierno en Porton Down, en Wiltshire, donde confirmaron la causa. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: