Primer ensayo europeo de vacuna contra el covid-19 está en curso

23 de abril de 2020 15:20

El primer ensayo en humanos en Europa de una vacuna contra el coronavirus comenzó este jueves 23 de abril del 2020 en Oxford, Inglaterra. Se inyectaron dos voluntarios, los primeros de más de 800 personas reclutadas para el estudio.

La mitad recibirá la vacuna contra el covid-19 y la otra mitad una vacuna de control que protege contra la meningitis pero no contra el coronavirus. Los voluntarios no sabrán qué vacuna están recibiendo, aunque los médicos sí.

Elisa Granato fue una de los dos primeros voluntarios que recibió el pinchazo. "Soy científica, así que quería tratar de apoyar el proceso científico siempre que pueda", le dijo a la BBC.

La vacuna fue desarrollada en menos de tres meses por un equipo de la Universidad de Oxford. Sarah Gilbert, profesora del Instituto Jenner, dirigió la investigación preclínica. "Personalmente, tengo un alto grado de confianza en esta vacuna", apuntó.

"Por supuesto, tenemos que probarlo y obtener datos de humanos. Tenemos que demostrar que realmente funciona y evita que las personas se infecten con coronavirus antes de usar la vacuna en una población más amplia", añadió. 

¿Cómo funciona?

La vacuna está hecha de una versión debilitada de un virus del resfriado común (conocido como adenovirus) de chimpancés que se ha modificado para que no pueda crecer en humanos.

El equipo de Oxford desarrolló una vacuna contra Mers, otro tipo de coronavirus, utilizando el mismo enfoque, y que tuvo resultados prometedores en ensayos clínicos.

¿Cómo sabrán si funciona?

La única forma en que el equipo sabrá si la vacuna contra el covid-19 funciona es comparando el número de personas que se infectaron con el coronavirus en los meses siguientes a los dos brazos del ensayo.

Eso podría ser un problema si los casos caen rápidamente en el Reino Unido, porque puede que no haya suficientes datos.

Los investigadores de vacunas están priorizando el reclutamiento de trabajadores de salud locales en el ensayo, ya que tienen más probabilidades que otros de estar expuestos al virus.

Una prueba más grande, de aproximadamente 5.000 voluntarios, comenzará en los próximos meses y no tendrá límite de edad.

El equipo de Oxford también está considerando un ensayo de vacuna en África, posiblemente en Kenia, donde las tasas de transmisión están creciendo desde una base más baja.

Si los números podrían ser un problema, ¿por qué no infectar deliberadamente a los voluntarios con coronavirus? Esa sería una forma rápida y segura de averiguar si la vacuna fue efectiva, pero sería éticamente cuestionable porque no existen tratamientos probados para covid-19.

Los voluntarios de prueba serán monitoreados cuidadosamente en los próximos meses. Les han dicho que algunos pueden tener dolor en el brazo, dolores de cabeza o fiebre en los primeros días después de la vacunación.

También se les ha dicho que existe un riesgo teórico de que el virus pueda inducir una reacción grave al coronavirus, que surgió en algunos de los primeros estudios de la vacuna animal Sars.

Pero el equipo de Oxford dice que sus datos sugieren que el riesgo de que la vacuna produzca una enfermedad mejorada es mínimo.

Los científicos esperan tener un millón de dosis listas para septiembre y aumentar drásticamente la fabricación después de eso, en caso de que la vacuna sea efectiva. (I)

Elisa Granato fue una de los dos primeros voluntarios que recibió la vacuna.
Foto: Captura de video
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado