El Papa mediador cumplió un lustro en el Vaticano

- 13 de marzo de 2018 - 00:00
El papa Francisco entrega un mensaje en la basílica de Santa Maria in Trastevere, en Roma.
Foto: EFE

Su carácter conciliador lo llevó a abogar por el diálogo y la reconciliación en países como Venezuela y Colombia y encuentros de paz entre Israel y Palestina.

Francisco cumple hoy cinco años del pontificado por el que fue elegido en 2013 y lo hace con proyección a los grandes acontecimientos de este año: el Encuentro Mundial de las Familias en Irlanda en agosto y el Sínodo de Obispos sobre juventud en el Vaticano en octubre.

En este primer lustro, Bergoglio se esforzó por tender puentes y, entre sus éxitos diplomáticos destaca el deshielo, en el que medió, entre Cuba y Estados Unidos en 2014, o el encuentro sin precedentes ese mismo año en el Vaticano de los presidentes de Israel, Simón Peres y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás.

Su carácter de Papa mediador y conciliador lo ha llevado a defender el diálogo y la reconciliación en países como Venezuela y Colombia, y también ha condenado la explotación infantil, la trata de personas, la posesión de armas nucleares, las guerras y el terrorismo yihadista.

Para el Diario El Clarín de Argentina, Jorge Bergoglio  (nombre de pila) está decidido a seguir adelante con los cambios profundos en la Iglesia y pese a las presiones de sus adversarios y enemigos conservadores y tradicionalistas, no piensa renunciar.

Quiere más que nunca ser “el albañil de las reformas”, recalca el jesuita Antonio Spadaro, uno de sus principales consejeros.

En realidad el único punto crítico en este aspecto es su voluntad de permitir que en determinadas situaciones los católicos divorciados y vueltos a casar por el civil, pueden recuperar los sacramentos perdidos.

Pero los episcopales tradicionalistas no concederán el perdón canónico basándose en el principio de la indisolubilidad del matrimonio y los progresistas lo facilitarán en nombre de la misericordia.

Los opositores del Papa
Un veterano monseñor de la Curia indicó a Clarín que ya funciona una coordinación de los conspiradores del papa Francisco que fue bautizada ‘la Cábala’.

El término se origina en la mítica judía medieval, pero que con los siglos sirve también para evocar un grupo secreto. No todos los adversarios de Bergoglio están en la Cábala, pero sí los que tienen las peores intenciones.

Fomentan un movimiento cismático en la Iglesia, no inmediato pero sí para ‘cuando llegue el momento’. Temen que si el Señor mantiene al Papa argentino en el trono de San Pedro, máximo en dos años Bergoglio logrará controlar la estructura íntima del poder en la Iglesia.

En los cuatro consistorios que convocó en su pontificado, Francisco creó 49 cardenales. En los consistorios de este año y el próximo la cifra puede pasar de los 60, que son la mitad del colegio de purpurados electores, menores de 80 años.

La huella bergogliana en el Sacro Colegio es ya impresionante. Sedes cardenalicias tradicionales, como Turin y otras ciudades europeas, son sustituidas por diócesis elevadas al cardenalato en islas casi desconocidas en Occidente y en países lejanos.

“Este es el fruto del discernimiento bergogliano que cree que el futuro de la Iglesia está en las periferias geográficas y existenciales”. Esta concepción acertada crea, según el editorialista del Corriere della Sera, Massimo Franco, que entrevistó y hasta escribió un libro sobre Bergoglio, una ‘desconexión cultural’ con el centro, sobre todo europeo, que ha mantenido durante muchos siglos el control de la Iglesia. ‘Este es un Papa latinoamericano: su elección significó un corte en la visión Occidente-Oriente’. Bergoglio ve al mundo desde el sur”.

Su relación con Occidente es “más áspera”, Según Franco la propuestas revolucionarias del Papa argentino “están casi terminadas”. Por ejemplo las reformas de la Curia y del IOR, el banco vaticano, son lentas y según Massimo Franco “dan las primeras señales de agotamiento”.

Además, tras canonizar en 2014 a los papas Juan XXIII y Juan Pablo II, Francisco firmó a inicios de este mes los decretos para elevar a los altares al papa Pablo VI y al arzobispo de San Salvador Óscar Arnulfo Romero, conocido como ‘el Santo de América’, quien fue asesinado cuando celebraba una misa. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: