La ue exige certificar la preparación técnica de los socorristas

Dos ONG rechazan aplicar código para inmigrantes

- 02 de agosto de 2017 - 00:00
Los servicios de los guardacostas italianos coordinan las operaciones de socorro en el mar Mediterráneo.
Foto: AFP

Las organizaciones de ayuda humanitaria no quieren policías armados a bordo de sus embarcaciones.

Las Organizaciones no gubernamentales (ONG), entre ellas Médicos sin Fronteras (MSF), rechazaron adherirse al “código de conducta” para rescatar inmigrantes en el mar Mediterráneo propuesto por las autoridades italianas.

De acuerdo con el diario El País, de los 13 puntos que contiene el código, hay uno que genera resistencia: dejar subir a bordo agentes de la policía armados. Los directivos de MSF mencionaron que este punto viola “los principios humanitarios de independencia, imparcialidad y neutralidad que respetamos en los 70 países en los que operamos”.  

El nuevo código de conducta establece también la prohibición de entrar en aguas territoriales de Libia; obliga a tener siempre en funcionamiento los radares de localización; impide la emisión de señales luminosas que puedan avisar de su presencia a los traficantes de personas en la costa libia e insta a las ONG a declarar en el país de origen las fuentes de financiación.

Italia, apoyada por la Unión Europea (UE), aspira a regular las operaciones de rescate en el mar Mediterráneo, donde los guardacostas italianos, las patrullas fronterizas europeas y las oenegés socorren a los inmigrantes que intentan llegar a las costas de Europa a bordo de precarias embarcaciones.

Actualmente, una docena de barcos privados participa en las operaciones de patrullaje de las aguas internacionales, los cuales realizaron cerca de una cuarta parte de los rescates de 2016 y hasta un tercio a principios de este año. Sin embargo, algunos políticos europeos consideran que su presencia resulta una invitación a los migrantes a intentar cruzar el mar.

Tras una reunión, las organizaciones comprometidas en los rescates, Médicos Sin Fronteras y la alemana Jugend Rettet, rechazaron las condiciones propuestas, mientras que  Sea Watch y SOS Mediterranee aún no manifiestan su postura.

“Si aceptamos armas a bordo de nuestra nave Prudence, ¿cuánto habrá que esperar antes de que nos impongan la presencia militar en los hospitales de Afganistán?”, explicó el director general de MSF, Gabriele Eminente. “Somos médicos y no policías”, agregó Tommaso Fabbri, responsable en Italia de MSF.

Otras ONG, como Save the children y la maltesa Migrant Offshore Aid Station (MOAS), se conformaron con la promesa de que la presencia policial no “interferirá en las operaciones humanitarias”, enmienda que el gobierno accedió a añadir al texto original. En tanto, la española Proactiva Open Arms decidió adherirse al código, pero exige certificar la preparación técnica de los socorristas, poder recibir a miembros de la policía a bordo y cooperar con las autoridades en el lugar de desembarco, además de declarar sus fuentes de financiación.

Tras el debate las autoridades italianas advierten a las oenegés que rechazaron adherir al código que “quedan por fuera del sistema organizado para el rescate en el mar”, y que les recaerán “todas las consecuencias” de esa decisión, sin precisar cuáles.

Sin embargo, diario El País indica que parece improbable que Roma dé pie a la amenaza airada en las semanas pasadas de cerrar los puertos a las naves que no aceptaron las nuevas reglas. “Italia necesita que estas sigan ayudando a su guardia costera”, menciona.

Por otra parte, los socios europeos siguen mirando desde lejos, las ONG que cada día patrullan aquel tramo de mar han salvado y acompañado a los puertos italianos al 40% de los extranjeros desembarcados en lo que va del año. (I)

-------------------

Migrantes saltan la valla fronteriza a España

Doscientos migrantes intentaron la madrugada de ayer cruzar desde Marruecos la alta valla fronteriza del enclave español Ceuta y 73 de ellos lo consiguieron, informó la delegación del gobierno español en esta ciudad.

Dieciocho personas fueron heridas “ligeramente”, entre ellas 15 migrantes y tres guardias civiles que custodian la frontera, precisó un portavoz de la delegación.

A través de Twitter, la ONG explicó que 14 de los migrantes fueron trasladados a un hospital de la ciudad por cortes y fracturas tras el intento de cruce.

Ceuta y el otro enclave español en territorio marroquí, Melilla, son escenario habitual de intentos masivos de entrada de migrantes subsaharianos.

En febrero, 850 de ellos ingresaron en Ceuta en solo cuatro días, franqueando la doble valla de ocho kilómetros de largo, realzada de tres a seis metros en 2005. La razón: los que consiguen pisar suelo español pasan a centros de atención temporal, desde donde finalmente son repatriados o quedan libres. En marzo y en junio, dos vehículos forzaron su entrada en el puesto fronterizo de Melilla.

Las dos ciudades constituyen las únicas fronteras terrestres entre África y la Unión Europea (UE).

Por su parte, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, aseguró a finales de julio en el Congreso que hasta esa fecha habían entrado a España de manera irregular por vía marítima y terrestre 10.751 personas, 3.204 a través de Ceuta y Melilla.  

Según sus datos, se produjeron 2.266 intentos de saltar la valla en los perímetros de Ceuta. Mientras que durante 2016 hubo 3.472 intentos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP