Desplazamientos persisten dentro de Colombia

- 14 de julio de 2019 - 00:00
La región del Catatumbo, en Colombia, sufre deserción escolar por los constantes desplazamientos de familias. Consejo Noruego para los Refugiados
Consejo Noruego para los Refugiados

Este mes 830 personas salieron de Catatumbo, lo que refleja las dificultades para atender una zona envuelta en enfrentamientos por los insurgentes

La zona del Catatumbo, en el departamento de Norte de Santander, en el noroccidente de Colombia, registra desde inicios de junio 830 desplazamientos. Los datos fluyen en seis veredas del municipio La Playa de Belén.

Christian Visnes, director nacional del Consejo Noruego para Refugiados (NRC, por sus siglas en inglés), afirmó que los desplazamientos se deben a que el Estado y sus instituciones no tienen suficiente presencia en territorios que eran ocupados por la exguerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El director en Colombia del NRC detalló que a pesar del incremento de las operaciones militares la población sigue en riesgo por los combates entre los diversos grupos que operan en la zona. Las confrontaciones ocasionan la salida de la población.

“Uno no se puede imaginar cómo es movilizar a toda una familia con frecuencia. Los niños pierden clases, se exponen en los caminos y la pequeña estabilidad que tenían las familias se rompe completamente”, indicó.

Visnes añadió que los lugares que la población elige como refugio para protegerse de los enfrentamientos no tienen las condiciones adecuadas de un albergue.

Detalló que, por ejemplo, luego del desplazamiento en La Playa de Belén cerca de 250 personas se dirigieron a una casa con una sola unidad sanitaria.

Una mala solución

Visnes explicó que por las condiciones precarias de los improvisados albergues las familias asumen el riesgo de regresar a sus hogares, aunque implique exponerse a quedar en medio de un enfrentamiento.

Sin embargo, el director del NRC valora que los desplazamientos en el Catatumbo sean menos frecuentes que el año pasado, cuando 40.000 personas abandonaron sus hogares; pero -dijo- que el riesgo “sigue latente”.

Para Visnes, la zona necesita de una adecuada implementación de los acuerdos de paz firmados entre el Estado y las FARC, así como el compromiso del Gobierno colombiano de proteger los centros de educación en medio del conflicto mediante, por ejemplo, la Declaración sobre Escuelas Seguras.

Los grupos insurgentes

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) denunció, por su parte, la situación humanitaria que se vive en la zona norte de Santander.

La atribuye a los enfrentamientos entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Ejército Popular de Liberación (EPL), así como otros grupos irregulares.

Para la OCHA, otro episodio que generó temor en las comunidades y provocó su desplazamiento fue el asesinato de un líder social en la población Los Cacaos el pasado 1 de junio.

La agencia de la ONU informó que entre las personas desplazadas se encuentran 311 menores de edad y que, por los enfrentamientos, cientos de personas se alojaron en viviendas de familiares y vecinos.

Los desplazados de Catatumbo son un reflejo de un fenómeno que históricamente afecta a más de 7’350.000 personas, que representan más del 15% de la población actual en Colombia, en una zona que clama una atención especial del Estado. (I) 

Cifras globales
sin estrategias

Pese a los acuerdos de paz en el transcurso de 2018 no se vieron estrategias para atender a las 5,1 millones de personas afectadas por la guerra, comunicó la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.
8 millones de colombianos se desplazaron internamente desde 1985 por el conflicto armado.

PLANTACIONES DE COCA
En Catatumbo hay más de 28.000 hectáreas de coca, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: