El Senado debe dar la luz verde final, en un debate que divide a los ciudadanos

Chile, muy cerca de legalizar la marihuana

- 12 de julio de 2015 - 00:00
En la actualidad el cultivo, la venta y el transporte de marihuana es ilegal y conlleva penas de cárcel de hasta 15 años en Chile. Foto: Los Andes

El Senado debe dar la luz verde final, en un debate que divide a los ciudadanos

En 2013, Uruguay se convirtió en el primer país del continente en crear un mercado legal de marihuana. Aunque Chile y el resto de los países sudamericanos están lejos de seguir los pasos uruguayos, esta semana la Cámara de Diputados chilena concretó un paso considerado histórico para quienes defienden el consumo de esta sustancia.

Aunque se espera el dictamen de una comisión de salud y del Senado, la Cámara Baja aprobó un inédito proyecto sobre la marihuana.

Por 68 votos a favor, 39 en contra y 5 abstenciones, los diputados chilenos dieron luz verde a la despenalización del autocultivo de marihuana.

Esto permitirá el consumo con fines medicinales y recreativos, algo impensado hace varios años en Chile. En el detalle del proyecto, que fue aprobado, será legal un porte máximo de 10 gramos de cualquier tipo de marihuana sin que contenga sustancias ilícitas, 6 plantas por cada hogar y prescripción médica de un doctor que no necesita especialidad para su uso con fines medicinales.

Esta iniciativa, de un grupo de diputados de diversas bancadas, modifica el Código de Salud y una ley que sanciona el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias sicotrópicas.

Actualmente, el cultivo, la venta y el transporte de marihuana es ilegal y conlleva penas de cárcel de hasta 15 años en Chile.

La iniciativa comenzó hace tres años, cuando un alcalde conservador de la comuna santiaguina de La Florida, concretó una plantación de marihuana con fines medicinales. Esto abrió la puerta para lo que se votó el martes en la Cámara de Diputados.

En la discusión en el Congreso, el diputado independiente y exlíder estudiantil, Giorgio Jackson, dijo: “Espero que podamos fortalecer los procesos educativos para no estigmatizar su consumo y que el Ejecutivo se haga parte y no siga escapando del debate necesario para eliminar el narcotráfico en nuestro país”.

De manera específica, el proyecto legalizará el autocultivo de canabbis con fines espirituales, medicinales y recreativos. Se permitirá mantener hasta 500 gramos por hogar.

Queda estrictamente prohibida la venta y comercialización ilegal de las sustancias, así como la administración a menores de edad sin prescripción médica ni consentimiento informado de sus padres o algún adulto responsable.

También, tanto el expendio como la comercialización legal de marihuana para fines recreativos y medicinales dependerá de lo que dispongan las autoridades y reglamentos del Instituto de Salud Pública.

La persona o las personas que decidan cultivar cannabis en sus respectivos hogares deberán “depositar en la Secretaría regional ministerial de salud una declaración jurada notarial, donde se informará de la ubicación del bien inmueble donde se produzca el cultivo, el número de plantas, tipo de especies y los responsables de los cultivos”.

“Basta de enjuiciar a ciudadanos que desean recrearse. Queremos legalizar el autocultivo de consumo a privados para que dejemos de llamar delincuentes a personas que no son. Con esto estamos eliminando el narcotráfico”, planteó la diputada socialista Denise Pascal. Este es un tema que aún genera divisiones en la sociedad, y también al interior del Legislativo.

“¿Estamos realmente conscientes de lo que estamos haciendo? Seis plantas por domicilio, es evidente que estas cantidades no están dirigidas a consumo personal, equivale a 4.000 pitos (cigarrillos) o unidades de marihuana. Es francamente una hipocresía señalar que esta ley busca proveer para consumo personal”, afirmó el diputado de Renovación Nacional (oposición), Nicolás Mockeberg.

El debate está lejos de terminar y quedan por resolver una serie de medidas, como un nuevo sistema de “narcotest”, para detectar el consumo excesivo de marihuana entre los automovilistas, tal como ocurre con el “alcotets”.

Según el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), que el miércoles entregó los resultados del Estudio Nacional de drogas en Chile en 2014, el consumo de marihuana entre jóvenes de 12 a 18 años aumentó casi al doble, de 6,7% en 2012 a 13,5% el año pasado.

Al mismo tiempo aumentó el consumo de esta sustancia en personas de entre 19 y 25 años, pasando de 7,1% a 11,3%. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP