“Marchas por la libertad” avanzan hacia Barcelona

- 17 de octubre de 2019 - 00:00
Manifestantes queman contenedores durante los disturbios ante la Consellería de Interior, en Barcelona, en el tercer día de movilizaciones de protesta contra las condenas a los líderes separatistas catalanes.
EFE

El presidente de Cataluña se unió a las manifestaciones. Mientras el Gobierno español, desde Madrid, le exige que condene los actos de violencia. Las protestas contra la sentencia de los líderes catalanes se extenderán hasta el viernes.

Las cinco “Marchas por la libertad” convocadas para protestar contra las condenas a nueve líderes catalanes -del proceso independentista ilegal en 2017- recorren las principales vías de Cataluña (España), lo que provoca problemas en  la transportación.

Las movilizaciones arrancaron ayer en un ambiente festivo, según medios locales, y su camino culminará el viernes en Barcelona, donde se realizará una jornada de huelga general.

La ciudad, capital de la comunidad autónoma de Cataluña, desde hace tres días es escenario de violentas protestas y enfrentamientos entre policías y manifestantes cerca de la sede de la Consellería de Interior.  

La primera de las cinco marchas partió de Tárrega (Lleida) a las 07:00 hora local con destino a Igualada (Barcelona). Otras dos marchas salieron de Vic y Girona, a las 09:00. En ellas participan familiares de procesados, como Montse Bassa, hermana de la exconsellera Dolors Bassa, además de Anna y Montse Puigdemont, hermanas del expresident Carles Puigdemont.

La marcha de Girona es la más multitudinaria, con  10.000 participantes, lo que causó la suspensión del tráfico hasta el aeropuerto.

A las 07:30 inició la cuarta marcha en la Rambla Nova de Tarragona, en la que los protestantes caminaron hacia Torredembarra y luego se dirigieron a Vilafranca del Penedès (Barcelona).

La quinta de las marchas partió, a las 08:00, desde la plaza del Carme de Berga con la intención de llegar a Manresa, población barcelonesa.

“Es fantástico ver al pueblo movilizado”, declaró el presidente de la Generalitat, Quim Torra, que se unió a la marcha de Girona.

Las marchas son organizadas por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), con apoyo de Òmnium Cultural. También se adhirieron los Comités de Defensa de la República (CDR), que llamaron a “bloquear el país de punta a punta” en los tres días que durará la iniciativa.

Gobierno condena violencia
El presidente del Gobierno español en funciones, el socialista Pedro Sánchez, exigió a Quim Torra y a su administración que condenen la violencia “sin excusas”. 

También hizo un llamamiento a la calma frente a las peticiones de la oposición para que aplique el artículo 155 o la ley de seguridad nacional: “Nos quieren exaltados y divididos, nos deben encontrar firmes, serenos y unidos. No vamos a sobreactuar”, expresó.

El presidente aseguró que el Gobierno garantizará el derecho a manifestarse de los que quieran hacerlo pacíficamente contra la sentencia del Supremo, pero actuará para mantener el orden frente a “grupos violentos”.

En este sentido, no descarta “ningún escenario” de acción en Cataluña, aunque siempre “desde la firmeza, la proporcionalidad y la unidad nacional”.

Los fuertes altercados de la noche del martes en la capital catalana entre grupos violentos y fuerzas de seguridad, con decenas de incendios callejeros por la ciudad, se saldaron con 125 heridos, 18 de ellos llevados a hospitales.

El Gobierno insiste en que “es evidente” que los disturbios no proceden de un movimiento pacífico ciudadano, sino “coordinado por grupos que utilizan la violencia en la calle para romper la convivencia en Cataluña”.

Quim Torra, en declaraciones durante las marchas, evitó condenar los actos de violencia y señaló que tanto él como su gobierno “están al lado de la gente”. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: