Argentina alista megajuste por préstamo del FMI

- 09 de junio de 2018 - 00:00
La máxima autoridad del Fondo Monetario Internacional (FMI), Chrstine Lagarde, junto con el presidente de Argentina, Mauricio Macri, reunidos en la Quinta de Olivos, en Buenos Aires.
Foto: EFE

El organismo concedió al Estado argentino un crédito de $ 50.000 millones. A cambio, el gobierno recortará $ 15.500 millones en gastos en los dos próximos años.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó finalmente un préstamo de $ 50.000 millones a Argentina, pero las severas condiciones impuestas obligarán al gobierno de Mauricio Macri a aplicar un megajuste en medio de un contexto social cada vez más difícil.

De esa manera el gobierno busca “blindar” al país sudamericano para evitar nuevas turbulencias como las que causaron en mayo una crisis cambiaria que llevó el dólar a superar los 25 pesos e hicieron añicos la meta de inflación del 17% fijada para este año.

Las proyecciones hablan de 10 puntos por encima del índice inflacionario previsto en el presupuesto.  

Pero tras el anuncio, el dólar volvió el viernes a dispararse y coqueteó con los 26 pesos después de que el Banco Central lo dejara “flotar“ por exigencia del organismo crediticio.

El FMI exigió además modificar las metas de reducción del déficit, que no deberá superar el 2,7% del PIB y en 2019 tendrá que quedar debajo del 1,3%. Para 2020 -ya con un nuevo gobierno instalado en la Casa Rosada- se deberá llegar al déficit cero, según la exigencia del organismo monetario para un plan de tres años.

Estos números obligarán a Macri a poner en marcha un megajuste en el gasto público, superior al que tenía en mente el gobierno.

Ahora deberá afilar las tijeras para recortar $ 7.000 millones en gastos el año próximo (algunos hablan de $ 8.500 millones y en un año electoral) y un monto similar en 2020. Sumados a los recortes previstos este año el total de “ahorro” sumaría 3,7 puntos del PBI, o  $ 19.300 millones. Y, además, el próximo gobierno heredaría estas metas.  

Los rubros más comprometidos en el recorte serán los subsidios a la energía y el transporte (con el consiguiente impacto en el bolsillo de los argentinos), los salarios del Estado, las transferencias a las provincias y las inversiones en las obras públicas.

Este ajuste llega en momentos difíciles para el gobierno de Macri no solo en materia económica, sino también en el aspecto social y jaqueado por una fuerte oposición en el Congreso, donde el peronismo unido logró aprobar una ley que fijaba límites a los “tarifazos” de los servicios públicos esenciales, como luz, gas y agua, y que Macri vetó.

La inflación, el aumento del dólar y los “tarifazos” pusieron contra las cuerdas a los sectores más carenciados. El director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, advirtió que la pobreza “aumentará en forma importante” este año.

A fines de marzo, Macri anunció que -según datos oficiales- la pobreza de la población bajó de 30,3% a 25,7%. Pero estas no fueron las únicas exigencias del organismo. También pidió profundos cambios en la política del Banco Central que incluyen una reforma en su carta orgánica para prohibir el financiamiento del Tesoro, medidas adicionales para limitar la emisión monetaria y un cambio en la composición de sus pasivos.

El dinero estará disponible a partir del 20 de junio tras la aprobación formal del directorio del organismo y el primer desembolso será de $ 15.000 millones.

El superministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dijo que el préstamo del FMI ayudará a “evitar una crisis” y le permitirá “seguir creciendo” al país.

“Hemos acordado un stand by de acceso derivado por el monto de $ 50.000 millones. Demuestra el apoyo que tenemos de la comunidad internacional y es una muy buena noticia”, indicó el ministro.

Pero el FMI también reclamó correcciones en las metas de inflación: el 17% en 2019 (esa era la meta para este año) y el 9% para 2020.

Sin embargo, el optimismo del gobierno choca con la opinión de economistas. Para Mariano Lamothe, de la consultora Abeceb, “el mundo no nos esperó. Esto nos va a dejar una economía con niveles más altos de inflación, menos actividad y conflictividad social”.

Desde la oposición, el clima es de un pesimismo absoluto y se habla más de “un salvavidas de plomo” lanzado otra vez por el FMI a Argentina, que en 2005 pagó la totalidad de su deuda con el organismo en la presidencia de Néstor Kirchner. “El gobierno hace lo imposible para mostrar el acuerdo con el FMI como un éxito, pero es un fracaso”, dijo Alberto Fernández, referente del peronismo Renovador y exjefe de gabinete de Kirchner.

“Como prestamista de última instancia el FMI es usurero. Lo que no cobra en intereses lo cobra en condiciones. Cristina Fernández dejó un país con una deuda de 38% del PBI y Macri la llevó a 70%”, concluyó. (I)

El préstamo
Desembolsos
El préstamo de $ 50.000 millones del FMI a Argentina se entregará en tres cuotas. El primer tramo, de $ 15.000 millones, será girado en junio. El país tendrá tres años de gracia, es decir que empezará a devolver el dinero en 2021.

1 dólar equivalió este viernes 8 de junio a 24,80 pesos argentinos, la moneda se depreció el 1,57%.    

Déficit   
Argentina se comprometió a bajar su déficit fiscal, antes del pago de la deuda, de 3,2% a 2,7% del PIB en 2018.

Nuevas metas
La inflación en 2017 fue de 25%. Las metas del programa son de 17% para 2019, 13% para 2020 y 9% para 2021.

Deuda pública
En 2015 la deuda pública en Argentina era del 42% del PIB, cuando asumió la presidencia Mauricio Macri pasó a 53%. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: