El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.25/Oct/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

TODO EL PROCESO TOMARÍA 5 AÑOS

Resucitando dinosaurios

TODO EL PROCESO TOMARÍA 5 AÑOS
27 de abril de 2014 00:00

El ‘pollosaurio’

Algunos científicos creen que las promesas de resucitar animales prehistóricos son puras especulaciones con afanes publicitarios. Pero se quedaron muy sorprendidos cuando un reconocido científico anunció que estaba embarcado en un proyecto para crear nada menos que un híbrido de gallina con dinosaurio: un ‘pollosaurio’ como ya lo ha bautizado.

La idea es de Jack Horner, uno de los más afamados paleontólogos del mundo, y consiste en retroceder en el tiempo unos 150 millones de años, cuando cierto tipo de pequeños dinosaurios emplumados se subían a los árboles para realizar vuelos cortos.  Progresivas mutaciones genéticas favorecieron a los que tenían las patas delanteras más parecidas a alas, e hicieron que de a poco sus colas vayan desapareciendo. Así fue como surgieron las miles de especies de aves que hoy están adaptadas a vivir en todos los climas y continentes. Y de todas ellas, Horner escogió a las gallinas para realizar su experimento, solo porque su genoma está muy bien estudiado.  

Jack Horner, el hombre que más sabe sobre dinosaurios, está empeñado en resucitar uno. Foto:CORTESÍA UNIVERSIDAD DE MONTANA

De gallina a dinosaurio

¿Cómo convertir una gallina moderna en un minidinosaurio prehistórico? Pues, haciendo ingeniería genética inversa, es decir, recuperando los genes dormidos que se fueron desactivando con los siglos pero que aún permanecen en el ADN de las aves. Que esos genes siguen allí es muy fácil de comprobar. Durante los primeros días de su desarrollo el embrión de la gallina sigue  el mismo camino de los dinosaurios de hace millones de años.  Al principio al pollito le crece un pico con dientes, una cola y una mano con 3 dedos, como los de cualquier reptil. Si en ese momento viéramos el huevo con rayos X podríamos confundirnos de especie.

Pero con el correr de los días la cola y los dientes se reabsorben y las manos del pollito se transforman en alas. Eso sucede porque en el embrión se activan unos genes que le ‘ordenan’ empezar a desarrollar las características de una gallina. Lo que Horner planea es poner en reversa todo esa secuencia: desactivar los nuevos genes y poner a funcionar los antiguos: “Con algunos compañeros hemos descubierto la manera de reactivar el gen de los dientes, y podríamos recuperar esa característica perdida, podríamos hacer un pollo con dientes”.

Manipulando genes

En las siguientes generaciones de esos primeros ‘pollosaurios’ se trabajaría en reactivar los genes que hacen crecer la cola, alterando los niveles de ciertas proteínas de esos genes. Y varias generaciones después,  alterando aquellos que controlan el tamaño y los que transformaron las garras originales en alas, para que al final estos animales se parezcan más a un dinosaurio que a una gallina. Todo esto tomaría unos 5 años.

¿Y no sería mejor clonar directamente un dinosaurio? No, Parque Jurásico es pura ficción. Un reciente estudio australiano afirma que el genoma no vive para siempre; máximo unos 7 millones de años. Pero los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años. Al menos por ahora, los seres humanos nos tendremos que conformar con los ‘pollosaurios.

Un ‘pollosaurio’ tendría la apariencia de un dinosaurio emplumado como los que efectivamente existieron hace millones de años. Foto: Internet
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado