El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.13/Jun/2021

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

¿Por qué a veces, cuando tocamos algo, nos da un choque eléctrico?

14 de diciembre de 2014 00:00

Todos hemos sentido un minishock eléctrico al dar la mano, cuando nos quitamos cierta ropa o cerramos la puerta de un carro. A este fenómeno se llama electricidad estática y no es más que la descarga repentina de la electricidad que acumulamos las personas y los objetos.

Sucede con mayor fecuencia en la ropa y las alfombras sintéticas, y en los carros que al circular producen fricción con el aire. Toda la materia está formada por moléculas cargadas eléctricamente que tienden a estar en equilibrio, entre positivo y negativo. Pero a veces esa estabilidad se rompe al ponerse en contacto dos cuerpos, uno con más carga que otro.

Por ejemplo, la suela del zapato que pisa una alfombra produce un rozamiento que causa un desbalance eléctrico. Lo mismo sucede con nosotros porque nuestros cuerpos son buenos conductores de la energía eléctrica, y podemos pasarle corriente a alguien porque a veces almacenamos una pequeña dosis de electricidad.

Pero esto no sucede siempre, solo en el verano, cuando hay poca humedad en el ambiente: cuanto más seco el aire, más electricidad estática. Eso es lo que sucede con nuestro cabello después de quitarle la humedad lo cepillamos y no podemos lograr que se aplaste si no es mojándolo un poco.

¿Y cómo evitar las incómodas descargas eléctricas? Pues descargando la energía acumulada tocando objetos que no sean buenos conductores, como madera, caucho o vidrio. Y después sí, tocar metal o dar la mano.

Así que la próxima vez que al saludar a alguien, una chispa lo haga saltar... ya tiene la explicación.

Contenido externo patrocinado