Ecuador espera los resultados forenses

- 23 de junio de 2018 - 00:00
Elementos de las Fuerzas Armadas de Colombia alistan el embarque de los restos hallados en la zona de Tumaco, para su identificación. Autoridades presumen que se trata del equipo de El Comercio.
Foto: AFP

Los cuerpos hallados por las autoridades colombianas en la zona de Tumaco fueron trasladados a la ciudad de Cali. Hasta la tarde de este viernes 22 de junio no se confirmaba si se trata de los periodistas secuestrados y asesinados, en marzo y abril respectivamente, por miembros del frente disidente de las FARC, Oliver Sinisterra, que lidera “Guacho”.

Los cuerpos hallados por las autoridades colombianas en la zona de Tumaco (frontera con Ecuador) fueron llevados ayer a la ciudad de Cali, donde se practicará el análisis forense que determinará si corresponden al equipo periodístico de diario El Comercio secuestrado y asesinado por disidentes de las FARC.

Los cuerpos, envueltos en bolsas, fueron colocados en ataúdes y transportados en un avión de la Policía Nacional, que cerca del mediodía aterrizó en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, confirmaron fuentes oficiales.

Aunque en horas de la tarde, la agencia EFE difundió que la canciller de Colombia, María Ángela Holguín, dijo que los cuerpos corresponderían a los periodistas, desde Ecuador se advirtió que esto aún no había sido confirmado y que había que esperar los resultados de los análisis forenses.

“Ayer (jueves 21 de junio) llamé al canciller (Ecuador) a darle la noticia de que habíamos encontrado los cuerpos de los periodistas asesinados, están hoy (ayer viernes 22 de junio) precisamente en Cali en ese reconocimiento para entregárselos a sus familiares”, sostuvo Holguín a periodistas en la localidad de Paraguachón, paso fronterizo con Venezuela.

No obstante, las autoridades ecuatorianas, hasta las 17:00 del viernes 22 de junio, no se pronunciaban oficialmente sobre el tema.

El equipo, compuesto por el periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, fue secuestrado el 26 de marzo en Mataje, Esmeraldas, cuando realizaban una cobertura sobre la inseguridad en la frontera norte.

La Policía de Colombia también informó que hay altas probabilidades de que el cuarto cuerpo hallado en la zona pertenecería a quien fuera el jefe de seguridad de “Guacho”, que dirige el frente Oliver Sinisterra.

El pasado jueves, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, informó del hallazgo de los cuatro cadáveres. Incluso, sin tener un examen forense, anticipó que tres de ellos podrían pertenecer a los trabajadores del diario capitalino.

Los especialistas llevaron este viernes 22 de junio, al mediodía, los cuerpos a la sede del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses para el proceso de identificación.

Las autoridades, tanto colombianas como ecuatorianas, afirmaron que el examen técnico forense (identificación) puede durar entre 24 y 48 horas. Así también lo ratificó el ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, quien reveló además que la zona donde fueron hallados los cadáveres estaba minada.

Un equipo de médicos forenses, patólogos, antropólogos, odontólogos y genetistas determinará las identidades basadas en técnicas internacionales.

En primer lugar se efectúa el cotejo de cartas dentales y las pruebas de ADN con las suministradas por los familiares de las víctimas.

Para ese procedimiento, autoridades ecuatorianas, lideradas por el comandante de la Policía, Nelson Villegas, y un grupo de familiares del grupo periodístico, viajaron este viernes 22 de junio en la mañana a Cali.

El fiscal del caso, Wilson Toainga, llevó a esa ciudad los documentos y muestras para las experticias de laboratorio.

Un grupo de expertos forenses de Ecuador también colaboró en los exámenes técnicos forenses.

Equipo canino encontró las fosas en Tumaco

El equipo canino del Grupo de Acción Unificada por la Libertad Personal (Gaula) de la Policía y las Fuerzas Especiales del Ejército de Colombia encontró los cuatro cuerpos.

Debido a las circunstancias, el Ministro de Defensa calificó la exhumación, liderada por el director del Gaula, Fernando Murillo, como de “calidad mundial”.

Esto, tras develar que los asesinos escondieron los cuerpos de una forma en que “nunca fueran encontrados”.

El área donde estaban sepultados los cadáveres -ubicado en Alto Mira, en Tumaco- es de difícil acceso. La selva dificultó el traslado de recursos humanos y científicos.

Sin embargo, Villegas destacó que la Policía se las ideó con información de inteligencia para lograr el hallazgo.

Alrededor de 50 expertos del Gaula de la Policía rescataron los cuerpos. La ubicación geográfica, develaron fuentes militares a medios de Colombia, la habría proporcionado un colaborador de “Guacho” capturado días atrás en Llorente, zona rural de Tumaco.

El mismo informante comentó a los miembros del Gaula que alrededor de las dos fosas habrían sembrado explosivos.

En cada fosa estaban dos cadáveres. El cuarto, para los agentes, correspondería a un lugarteniente de “Guacho”, que habría intentado ayudar a los comunicadores.

Desde ese lugar (Alto Mira), los cuatro cuerpos fueron trasladados en un helicóptero de la Policía de Colombia a Tumaco.

Los cuerpos de los periodistas fueron encontrados después de dos meses y 18 días de búsqueda.

El equipo periodístico fue secuestrado mientras realizaba un trabajo por una serie de atentados con explosivos, que se iniciaron el 26 de enero en San Lorenzo. (I)