El crimen de Gavis Moreno cumple un año sin culpables

- 27 de marzo de 2019 - 00:00
Las internas de la cárcel de mujeres durante un homenaje a Gavis Moreno realizado un mes luego de su muerte.
Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

La directora de la cárcel de mujeres de Guayaquil fue asesinada con 12 disparos. La Fiscalía maneja la hipótesis de que había descontento en el centro por las medidas de control que instauró.

A Gavis Moreno las internas de la cárcel de mujeres de Guayaquil no le decían señora o directora; preferían llamarla “mami”.

La mujer estuvo ocho meses a cargo del Centro de Rehabilitación hasta el 27 de marzo de 2018 cuando fue asesinada con 12 disparos.

Durante el tiempo que estuvo al mando instauró medidas de control que  causaron molestias entre las privadas de la libertad.

Así lo indicó el fiscal César Peña Morán, temporalmente encargado del despacho que lleva la investigación del crimen ocurrido cuando Gavis circulaba en un carro del ahora desaparecido Ministerio de Justicia.

El chofer que la acompañaba recibió un disparo que quedó alojado en el pulmón.

Peña comentó que el caso está en indagación previa y que se recibieron versiones de funcionarios del centro y de privados de la libertad.

Los primeros declararon que Gavis le puso alto a las irregularidades durante las visitas; hacía requisas constantemente para quitar celulares, drogas y otros objetos prohibidos.

Además, si había mujeres que querían liderar actos ilícitos dentro del penal las redistribuía en los pabellones o solicitaba que fueran trasladadas a otros centros.

Peña dijo que las privadas de la libertad no mostraron molestias, sino que estaban complacidas con los cambios y que era como una madre.

Entre quienes declararon estuvo la esposa del narcotraficante alias “Gerald”, una de las primeras personas señaladas como sospechosa.

Peña indicó que también se entrevistó a internos, por ejemplo, a alias “Gorras” y el “Cubano”.

“Todos dijeron ser amigos  de la directora. Se han declarado amigos fraternos”.

Agregó que se analizaron las llamadas, escuchas y pericias balísticas con los indicios hallados, para saber si el arma con la que se disparó aquel día fue usada en otros delitos.

Gina Godoy, quien en la época del crimen era coordinadora zonal del Ministerio de Justicia, expresó que “pese a las responsabilidades que tiene el Estado de identificar culpables ha pasado un año y no hay respuestas”.

La familia de la víctima no habla por temor. Sin embargo, a través de redes sociales exige que se haga justicia. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: