Ecuador, 15 de Abril de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Álex pagará 34 años y ocho meses de cárcel por femicidio

Un grupo de mujeres pedía justicia afuera de la Unidad Judicial del Albán Borja, donde se realizó el juicio contra el sospechoso de la muerte de Gina.
Un grupo de mujeres pedía justicia afuera de la Unidad Judicial del Albán Borja, donde se realizó el juicio contra el sospechoso de la muerte de Gina.
Foto: Karly Torres / El Telégrafo
07 de abril de 2018 - 00:00 - Redacción Justicia

Gina tenía 27 años de los cuales siete compartió con su conviviente, Álex. La relación no iba bien y terminó de la peor forma, con la muerte de la joven.

Era la madrugada del 20 de junio de 2017, Gina dormía cuando su pareja llegó de trabajar de guardia de seguridad y entró sigilosamente en la casa, como para que nadie lo escuchara. La moto la dejó a 200 metros de la vivienda.

Así lo recordó Gloria Y., madre de la víctima, quien habita en la casa contigua de donde ocurrió el crimen, en el sector Sauces, de la parroquia Los Lojas, en Daule (Guayas).

“Él no tenía horario fijo y yo siempre estaba pendiente. Cuando oía el sonido de la moto sabía que era él, pero esa vez la dejó lejos. Me asusté cuando escuché como que alguien se ahogaba”, rememoró la mujer.

La progenitora salió del domicilio para saber de dónde provenía el ruido. Ahí vio que Álex abandonaba la casa de su hija. “Entré y no la vi en la cama. Gritaba su nombre y no respondía. De repente, atrás de una cómoda, vi sus pies. Estaba muerta”.

Al mediodía de ayer, Gloria experimentó un poco de alivio cuando culminó el juicio en contra del sospechoso del femicidio. El Tribunal de Garantías Penales dictaminó una sentencia de 34 años y ocho meses de privación de la libertad.

Ahora siente que se hizo justicia, aunque sabe que nada le devolverá a su hija. “Mi nieta tenía apenas dos años de edad cuando perdió a su madre. Ella es mi razón para continuar adelante”.

La mujer también contó que su yerno no se relacionaba con la familia, solo los saludaba cuando entraba o salía de la vivienda. Además, su hija le contó que Álex estaba molesto porque casi él no pasaba en casa y pensaba que ella era infiel. El enojo aumentó cuando se enteró que estaba embarazada.

“Él dudaba de que fuera su hijo. Lo mismo pasó con el anterior embarazo, esa vez perdió al bebé y ninguno de los dos me dijo qué había pasado con el niño”.

Pedro Suárez, abogado de la familia de la víctima, expresó su inconformidad con la sentencia, para él la pena debió ser de 40 años de privación de la libertad, la máxima sanción en Ecuador. “Fueron dos vidas, no solo una”, enfatizó. (I)

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media