Cabecilla de banda dedicada al secuestro, extorsión y asalto registra 17 detenciones

- 20 de septiembre de 2019 - 12:29
Foto: Patricio González / et

Como resultado de tres meses de investigación, la madrugada de este viernes 20 de septiembre del 2019, la Policía Nacional desarticuló una banda delictiva que operaba en las provincias de Pichincha, Santo Domingo de los Tsáchilas y Los Ríos.

En el denominado operativo “Victoria 225” se allanaron 15 inmuebles y fueron detenidos 12 personas de nacionalidad ecuatoriana, entre ellas Colón P., quien registra 17 detenciones y 30 procesos judiciales en su contra.

Según informó la ministra de Gobierno, María Paula Romo, la banda delictiva está relacionada con secuestro y extorsión cometida el 19 de julio del 2019 en la vía Quevedo – Zapotal; el asalto y robo a la Empresa “Esycmet” el 2 de agosto; robo y asalto, el día 13 de agosto, de un camión de mercadería perteneciente a Azúcar Valdez, en la vía Alóag Quito.

Además, robo y asalto el día 14 de agosto de un camión de mercadería perteneciente a Muebles el Bosque en la vía Alóag- Quito; y secuestro y extorsión el 17 de agosto del 2019 en la ciudad de Santo Domingo de los Tsáchilas.

El general Fernando Cabrera, director nacional de la Policía Judicial (e), indicó que entre las evidencias encontradas se halló 3 armas de fuego; 2 alimentadoras, 72 cartuchos de diferente calibre, 4 inhibidores de señal, 2 chalecos policiales, 5 vehículosmercadería sustraída, entre otras. 

La ministra Romo señaló que de los 12 detenidos, 9 tienen antecedentes penales. Y el cabecilla de la banda, identificado como Colón P., registra 17 detenciones previas y 30 procesos penales pendientes. "Estaba con régimen de pre libertad por buen comportamiento y fue detenido portando grillete electrónico", apuntó.

Romo señaló que los delincuentes utilizaban uniformes de la Policía y, en Santo Domingo de los Tsáchilas, el cabecilla se hacía llamar "capitán Pico", utilizando su propio apellido pero haciéndose pasar como miembro de la institución policial.

"Utilizaban inhibidores de señal para los asaltos, que impedían que los dispositivos de ubicación de los vehículos funcionaran y que las personas que eran víctimas de estos atracos puedan pedir auxilio o comunicarse".

En ese sentido, la ministra recalcó que estas son las medidas de beneficio penitenciario que tienen que ser revisadas. "Personas con este comportamiento y con este historial, debería revisarse de manera muy estricta antes de concederse beneficios o pre libertad". 

Romo dijo que Colón Pico solo estuvo algo más de un año preso luego de ser detenido 17 veces por la Policía. "El caso nos sirve para analizar estos temas que han estado en debate en el Código Orgánico Integral Penal (Coip) y que van a ser analizados en el veto que el Ejecutivo tiene que expedir dentro de los próximos 30 días". (I)