Hace 25 años Dios le dio una “Mano” a Argentina

23 de junio de 2011 00:00

Tras 25 años, la “Mano de Dios” de Diego Maradona sigue metida en el alma del fútbol inglés. Ayer (22 de junio), en el aniversario de los dos inolvidables goles que el argentino le marcó a Inglaterra en el Mundial de México 86, los ingleses no olvidan ese duelo, por cuartos de final.

El “Pelusa” marcó primero un gol con la mano, que fue validado por el juez, pese a los reclamos. Y después, anotó el tanto más elogiado en la historia de los mundiales, en el que tras una carrera desde antes de mitad de cancha logró la conquista.

Respecto al primero, el inglés Peter Reid expresó al Daily Mail que  “en mi opinión, (Peter) Shilton -arquero de Inglaterra- tendría que haber sido más duro, apuntando a su cabeza. Entonces Maradona no hubiese anotado y habría tenido tal dolor de cabeza que no hubiera pasado por entre cinco de nosotros para el segundo gol tres minutos más tarde”.

Reid fue el segundo inglés que eludió Diego en la jugada del 2-0. En esa acción, el “Pelusa” recibe, diez metros antes de la mitad de la cancha, un pase de Héctor Enrique. En 14 segundos y recorriendo 60 metros, superó a Hoddle, Reid, Sansom, Butcher, Fenwick y  Shilton.

Con el recuerdo de la Guerra de las Malvinas aún fresco, Maradona les dio un significado especial a los goles. Y en Inglaterra hasta la actualidad lo lamentan. El diario sensacionalista The Sun tituló ayer la nota respecto a ese cotejo con un “¡Nunca te perdonaremos!”. Junto a la nota, está la imagen de Maradona con su puño izquierdo extendido, para anotar la que el mismo denominó años después como la “Mano de Dios”.

Chris Waddle, sustituto de Reid en aquel Mundial que Inglaterra quedó eliminado, con ambos goles ya consumados, cree que lo sucedido con el primer tanto marcado por Maradona fue “horrible”, pero en declaraciones conocidas admite que se inclina admirado ante el segundo: “Fue genio puro en esa jugada. Quería aplaudirlo, pero sabía que no podía”.

Pero ese gol también perdura por su relato radial. La voz del uruguayo Víctor Hugo Morales queda como un registro dramático que sigue emocionando: “la va a tocar para Diego, ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota, arranca por la derecha el genio del fútbol y deja el tercero y va a tocar para Burruchaga... ¡Siempre Maradona! ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta... y goooooool...
¡Gooooool...! ¡Espectacular! ¡Viva el fútbol! ¡Golazo! ¡Diegol! ¡Maradona! Estoy emocionado, perdónenme ustedes... Maradona, en una corrida memorable, en la jugada de todos los tiempos... barrilete cósmico... ¿de qué planeta viniste? Para dejar el camino tan simple, para que el país con el puño apretado, gritando por Argentina.... Argentina 2 - Inglaterra 0... Diego, Diego, Diego Armando Maradona... Gracias Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas y este Argentina 2 - Inglaterra 0”.

Morales, relator único de esa Copa del Mundo, ya no suscita unanimidades como antaño. Se ha convertido en un periodista político, un defensor a ultranza del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Pero su garganta quedará grabada para siempre asociada al gol que a los argentinos, y no solo a ellos, les gusta ver una y otra vez, deseando que nunca se acabe la jugada.

Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado