Operativo para ubicar a los atacantes de patrulla militar

11 de abril de 2013 - 00:00

Ochenta militares del Batallón de Selva No. 56 Tungurahua pertenecientes a la Cuarta División del Ejército, acantonada en las provincias  de Orellana y Sucumbíos, iniciaron un operativo de rastreo de los miembros del grupo irregular colombiano que el martes pasado, en suelo ecuatoriano, abrieron fuego contra personal de las Fuerzas Armadas.

El ataque se registró en el momento en que dos equipos de combate  del Ejército descendían del helicóptero en el sector Palma Seca, en el cantón Lago Agrio (Sucumbíos), a las riberas del río San Miguel, para realizar un patrullaje de rutina.

Presuntos insurgentes utilizaron armas de fuego de grueso calibre en contra de los militares, actitud que fue repelida por los uniformados ecuatorianos.

El ataque no ocasionó bajas entre los militares, sin embargo se produjo una perforación y afectación al helicóptero de combate, el cual luego fue trasladado hacia Quito para su respectiva reparación.

Fuentes militares indicaron ayer que los abogados del Ejército presentaron las denuncias ante el Fiscal de Sucumbíos, por la agresión perpetrada en contra de la  patrulla del Ejército.

“Al momento se rastrilla el área selvática con el fin verificar que no haya elementos ilegales infiltrados en suelo ecuatoriano. El operativo durará seis días y la idea también es identificar y destruir posibles campamentos de fuerzas irregulares”, destacó ayer una fuente castrense.  

El uniformado añadió que en una casa rústica ubicada en las riberas del río San Miguel, en donde aparentemente acampaban los grupos irregulares que abrieron fuego, se encontraron municiones, explosivos, libros de doctrina subversiva  y otros insumos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: