4 políticos protagonizaron un debate en el canal ecuadortv

Mera: “Lo importante es la posibilidad de elegir”

- 13 de noviembre de 2014 - 00:00
Los panelistas durante el debate registrado en el programa Pulso Político, que transmitió EcuadorTV. Foto: Twitter

4 políticos protagonizaron un debate en el canal ecuadortv

El martes por la noche se realizó el primer debate sobre las 16 enmiendas constitucionales que analiza la Asamblea. La cita fue en el programa Pulso Político, conducido por Carlos Rabascall y transmitido por EcuadorTV.

Fue de apenas una hora de duración, pero suficiente para que la segunda vicepresidenta del Legislativo, Marcela Aguiñaga; el asesor jurídico de la Presidencia, Alexis Mera (por el lado del oficialismo); y el asambleísta Luis Fernando Torres y la exparlamentaria, María Paula Romo (por la oposición), dejaran claras sus posturas. (IR AL MICROSITIO PULSO POLÍTICO)

Se trató de un debate de altura, con clara exposición de ideas y sin señalamientos personales. Primó el respeto, cada panelista se escuchó y el moderador logró equiparar muy bien los tiempos. El punto de partida fue la reelección. Mera dijo que no afecta la estructura del Estado y que si la derecha busca una consulta es porque esto forma parte de su agenda política.

Romo opinó lo contrario. Ella se basó en el artículo 1 de la Constitución, que define a Ecuador como una República con sistema democrático. Y para ella, aunque no está escrito, un elemento esencial de este tipo de gobierno es la alternancia. “Sin ella no hay límites”.

Mera contestó que la alternancia seguirá vigente porque cada 4 años habrá elecciones, que diferente fuera si se extendiera el periodo presidencial a 50 años, explicó el jurista. Y en ese punto Aguiñaga señaló que la enmienda amplía los derechos al permitir a los ciudadanos elegir a quien ellos quieran.

Torres no difiere mucho con la reelección indefinida. Su diferencia radica en el método porque para él es necesario que se consulte al pueblo. Si se eliminan los límites, él no tiene problemas.

Romo en cambio sí. Evocó el espíritu de Montecristi cuando dijo que se trazó como principio básico los límites al poder, no solo en los cargos de elección popular sino en rectores de universidades y dirigentes de liga barriales. El objetivo, dijo, era la renovación de cuadros.  

Mera respondió. Pidió no hablar de fantasmas porque en 2008 la meta era cambiar el desaparecido Fondo de Solidaridad, el Banco Central, el antiguo Tribunal Constitucional, entre otras instituciones de la partidocracia.

La permanencia en la Alcaldía de Guayaquil de Jaime Nebot, por más de 20 años, fue señalada por Aguiñaga como doble moral del Partido Social Cristiano (PSC). El legislador de ese partido replicó que ellos no cambiaron las reglas en mitad del juego sin la participación del contendiente.

Eso fue aprovechado por la dirigente de la desparecida Ruptura para acusar al oficialismo de parecerse a Nebot, cuando eso es lo que antes criticaba.       

Cuando se abordó la enmienda sobre las consultas populares, el burgomaestre de Guayaquil volvió al tapete. Romo criticó que se limitaran los plebiscitos al eliminar la frase “sobre cualquier tema”.  

-Le da la razón a Nebot. No se puede votar sobre cualquier cosa. No puede una ciudad oponerse a la minería porque es de todos, contestó Mera.
- Pero la consulta es para opinar, insistió Romo.
- Son vinculantes doctora, aclaró el funcionario.
- Ya hay límites, agregó Aguiñaga.
- Si se borran las palabras hay un retroceso.
- Entonces usted le da la razón a Nebot, volvió a decir Mera.

Fue la parte más intensa del debate. De allí la discusión giró en torno a las facultades del procurador, que es otra de las enmiendas propuestas por PAIS.

Para Torres esa idea convierte al procurador en un “simple juez de cuentas”. Romo retomó su tesis de que se eliminan los controles democráticos.

Mera indicó que el cambio es para mejorar porque en las actuales condiciones el Procurador puede glosar a un funcionario por no cumplir metas, por ejemplo por no bajar la desnutrición infantil.           

El otro punto abordado fue que las Fuerzas Armadas puedan asistir en la seguridad interna. Romo ve en eso otra supresión del control democrático porque el país vivirá en un eterno estado de excepción. Actualmente se necesita esa condición para movilizar a los uniformados.

Mera dijo que ese es un enunciado retórico porque el propósito es que los soldados ayuden en el contrabando, en la patria profunda, lo que actualmente no se puede.

DATOS

Cada vez que surgía la confrontación de ideas, el moderador, Carlos Rabascall, decía “no me mire a mí, mire a...”. Se lo dijo a Romo, Torres y Aguiñaga.

El debate cerró con preguntas de todos los panelistas. “¿Convocaría a una consulta popular sobre el aborto?”, consultó Mera a Romo. Ella dijo que no porque es una tarea de los legisladores y ese tipo de temas no se consultan.

Romo preguntó a Mera sobre una declaración suya hecha en abril de este año en contra de la reelección indefinida. Él explicó que tiene 20 años de amistad con Rafael Correa y mantienen largas conversaciones.

Una de las críticas que le hace el Presidente al abogado es que él cree que esto es Europa. “Aquí existe una derecha cavernaria”, reconoció el asesor de la Presidencia.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: