La vida política de Boyes empezó sin desafiliarse del evangelismo

20 de enero de 2013 - 00:00

Son pocos los afiches que muestran el rostro de Pearl Ann Boyes -candidata a la Vicepresidecia por Sociedad Patriótica- en Montecristi (Manabí), donde siempre ha vivido. En realidad no es  necesario, porque allá todos la conocen.

“Perlita (así la llaman en la tierra de Alfaro) es una mujer muy conocida por su labor social aquí y en Manta, sobre todo con los niños pobres, además es cristiana”, comenta Ricardo Rivera, un comerciante de Montecristi, quien en el período 92-96 fue concejal de ese cantón.

Para Rivera, la compañera de fórmula de Lucio Gutiérrez es fácil de identificar: a menudo se la ve recorriendo Montecristi, saluda a todos y se ha ganado el cariño de la gente por ser amable. A eso se añade que  por sus raíces aglosajonas se distinguen sus rasgos físicos fácilmete entre los locales: piel blanca, rubia cabellera y ojos verdes.

Miguel Montalván, quien trabajó hasta hace poco con la familia Boyes, no habla de los aspectos físicos sino de lo que considera  su sencillez y trabajo por los niños pobres, a quienes ha dedicado su labor social. “Ella no ha estado en política, pero le gusta ayudar a la gente, su familia también hace lo mismo”, asegura.

A Boyes la asocian por su labor social. Y es que sus abuelos y padres se afincaron en el país donde cimentaron su trabajo misionero como cristianos evangélicos. Es hija de William Boyes y Nancy Fuller, quienes también viven en Montecristi, y la mayor de cinco hermanos.

Su nacimiento fue singular. “Ya vivíamos en Montecristi, pero cuando ella iba a nacer me fui a Quito con mi esposo para recibir mejores cuidados”, recuerda Nancy Fuller, madre de Pearl.

Luego de su alumbramiento, sus padres regresaron inmediatamente a Montecristi, donde “Perlita” creció en una casa con paredes de piedra, en las afueras del cantón, en el sector de Chorrillo (en la vía a Manta).

En ese sitio establecieron una  finca. Boyes estudió  en la Unidad Educativa Stella Maris (católica), pero eso no ocasionó  conflictos por su devoción  evangélica. “Se ganó el cariño de profesores y compañeros y en ocasiones lideraba actividades sociales y culturales”, cuenta su madre.

En 1987 recibió una invitación del Municipio de Montecristi para que participara como candidata a reina de ese cantón y ganó. Ese fue el trampolín para competir en el certamen de reina de Manabí, en el que también resultó triunfadora.

Por estas dignidades se involucró en la ayuda social de su localidad durante ese tiempo; hasta que se fue a Quito a terminar sus estudios, específicamente en la Academia Alianza, para perfeccionarse en el idioma inglés.

En esa época compartía su tiempo con el fortalecimiento de su fe evangélica, más aún cuando sus padres, junto con miembros de la Iglesia Alianza, levantaron un campamento en el sector de Los Cerros, a pocos metros de Chorrillo, donde vivían. De allí viajó a Estados Unidos donde estudió cuatro años en la Universidad de Georgia, hasta graduarse como educadora.

Aunque conoció a su esposo Alan Jackson en Ecuador, fue en Estados Unidos cuando comenzó la relación que devino en matrimonio, sobre todo porque la familia de él también era misionera. Tenía 22 años cuando contrajo matrimonio en California.

Pudo radicarse en Estados Unidos, pero ella se sentía más ecuatoriana y, sobre todo, montecristense, así que retornó al país y consolidó su vocación por ayudar a los niños y jóvenes del cantón.

Por iniciativa propia formó la fundación Por Amor, con el objetivo de brindar cobijo a niños desamparados de Manta. Luego de algunos años de trabajo finalmente logró la personería jurídica de la fundación en 2005.

La ayuda se enfocó a niños y jóvenes que hacían labores de reciclaje en el basurero de Manta, los llamados  “chamberos”. Comenzó con pocos, pero paulatinamente fue ampliando la cobertura hasta construir una casa-hogar en Montañita Verde (zona de Pacoche, a una hora del puerto manabita).

Es parte de la Alianza Cristiana Misionera. Eso no fue un obstáculo para  aceptar la propuesta de Sociedad Patriótica para ser parte del binomio con Lucio Gutiérrez. El contacto se logró por medio del candidato a la Asamblea por Manabí, Richard Guillem, quien la acercó a la dirigencia del partido.

Antes de tomar la decisión consultó con su esposo y finalmente aceptó. Ahora está embarcada en está carrera con sus ejes de trabajo: salud, educación, trabajo, vialidad y seguridad.

Ya se enfundó la camiseta roja del PSP y recorre el país con Gutiérrez. Anuncia su deseo de impulsar la tarea social. Es su fuerte, allí es donde ha trabajado y es en donde quiere cumplir su misión.

Cédula

Nombre completo:

Pearl Ann Boyes Fuller

Fecha de nacimiento:

20 de agosto de 1970

Lugar de nacimiento:

Quito.

Estado civil:

Casada

Educación

Licenciada en Educación. Obtuvo su título en Georgia (Estados Unidos).

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: