Cadáveres de ciudadanos chinos que fallecieron en el Coca-Codo Sinclair serán repatriados

17 de diciembre de 2014 - 10:12
Los trabajos de construcción en la hidroeléctrica continúan, a pesar del accidente del sábado pasado. Foto: Santiago Aguirre / El Telégrafo

Gabriela Castillo Albuja, enviada al Coca

Los cuerpos de los ciudadanos chinos que fallecieron el sábado pasado se encuentran en Quito, a la espera de su repatriación, informó Yofre Poma, gobernador de Sucumbíos, quien está realizando un seguimiento para constatar de que se dé cumplimiento a las indemnizaciones de las víctimas.

Según el funcionario, el domingo -después de la tragedia suscitada en la casa de máquinas en la obra Coca Codo Sinclair- un equipo de Sinohydro se contactó con los representantes de la embajada de China, para enviar un equipo hasta el lugar.

En la tragedia 13 personas fallecieron: 10 ecuatorianos y 3 chinos. Ellos son: Li Wei Sheng, Konc de Xian y Yang King.

El gobernador informó que antes de que sean retirados los cadáveres se levantó una capilla ardiente en su honor.

Inmediatamente, las autoridades diplomáticas trasladaron los cuerpos hasta la capital, además realizaron la respectiva notificación a los familiares.

Poma informó que la empresa Sinohydro conformó una comitiva para que realice los trámites y cancele los gastos hospitalarios (para los heridos), así como las indemnizaciones, para los familiares de los fallecidos. Esto incluiría a los ciudadanos extranjeros.

Poma indicó que la empresa, además de asegurar a sus empleados en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), cuenta con un seguro particular a cargo de la empresa Equivida.

En el proyecto Coca Codo Sinclair laboran 7.300 trabajadores, de los cuales 5.400 son empleados ecuatorianos; 1.300 son chinos y el resto son obreros de empresas subcontratistas.

Los 3 fallecidos se desempeñaban como jefes de cuadrilla. William Joselo G. Q., uno de los heridos en la tragedia que fue dado de alta ayer, recordó a su jefe Konc de Xian -a quien lo llamaban “Mister Konc"- era una persona muy espontánea y bastante rigurosa.

“Era buena gente. Antes del accidente nos había indicado que hagamos trabajos de ajuste de barras. Nos dio esas instrucciones y no lo volví a ver", recordó el muchacho.

Las investigaciones continúan para determinar las causas de la tragedia, a cargo del Comité Técnico y de la Fiscalía.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP