Abuela pide que se haga justicia

16 de marzo de 2011 - 00:00

Ya son seis años los que Miriam Sánchez, abuela de uno de los once niños que resultaron  intoxicados en el colegio Americano de Guayaquil, viene exigiendo justicia. Hasta la fecha no se detuvo a ninguno de los 5 implicados en este caso.

Sánchez indicó que arbitrariamente en el plantel educativo le suministraron a su nieto un medicamento que por poco le quita la vida. Entonces el infante estaba  en el pre escolar y tenía 4 años. Enfatizó que el daño que le hicieron a su nieto y a muchos de sus compañeritos  fue una noticia conmovedora y pública.

“Estamos luchando día tras día para que se haga justicia y para que paguen los culpables. Muchos me dicen que estoy perdiendo el tiempo en el plantón, que en este país no hay justicia; pero yo estaré reclamando hasta que Dios me dé vida. No voy a dar el brazo a torcer hasta que este caso de los niños drogados en el colegio  se resuelva de alguna manera”, acotó.

Sánchez mencionó que este caso se registró en  2005, cuando de 21 infantes de una misma aula, 11 dieron positivo a una droga llamada benzodiazepina, según exámenes realizados en el Instituto de Higiene Izquieta Pérez.

¿Quién les daba? ¿Por qué se las suministraban? ¿Con qué autorización? Fueron las preguntas que hizo a las autoridades la denunciante.

Según señaló Sánchez, en este caso hubo 5 imputados, pero fueron absueltos “increíblemente” por el juez José  Torres, viendo que había pruebas contundentes del delito. Aseguró que en 2010 el juez Ricardo Ribadeneira ordenó que inmediatamente se indemnice a los afectados y se cancelé 50.000 dólares a cada familia, pero hasta la fecha dicho dictamen no se hace efectivo.

Este juicio, N.- 317 -200, reposa en la Primera Sala de lo Civil y Mercantil del Guayas.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: