Ecuador, 07 de Agosto de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Grandes plumas: Eduardo Kingman Riofrio

Obras de Eduardo Kingman en la revista Semana Gráfica. Participó de 1932 a 1935.
Obras de Eduardo Kingman en la revista Semana Gráfica. Participó de 1932 a 1935.
10 de febrero de 2019 - 00:00 - Juan Calderón Fuentes

Por las páginas de la revista Semana Gráfica, de diario EL TELÉGRAFO, se posaron los trazos con plumilla y del difícil arte de las acuarelas de uno de los grandes pintores de Ecuador y del mundo, Eduardo Kingman.

Fue ilustrador de los textos que provenían de los integrantes del “Grupo de Guayaquil”, la “Generación Decapitada”, y de otros escritores de similar trascendencia que pasaron por la redacción y marcaron el prestigio de El Decano de la Prensa Nacional.

En el archivo de EL TELÉGRAFO, que tiene una sección Hemerográfica, subsección Prensa Nacional y Semanas Gráficas, están las obras del talentoso pintor.

Entre los escritos graficados están: “Ya no tiene importancia”, de Alfredo Pareja Díez Canseco; “Un asesinato”, de Alfonso Cuesta y Cuesta; “Manuelita Sáenz”, de Manuel J. Calle; “Un entierro accidentado”, de Francisco Huerta R.; “Romanza de verano”, de Ernesto Noboa y Caamaño; y de otros  talentosos colaboradores de EL TELÉGRAFO, que hoy forman parte de la historia literaria de Guayaquil y el país. 

→Obras de Eduardo Kingman en la revista Semana Gráfica. Participó de 1932 a 1935.

→Pinceladas, revista electrónica del Grupo de Arte de la Aso. del personal de la OEA.

Algo más del personaje
Reflexiones de eduardo kingman

“Porque desde hace algunos años la plástica nacional se encuentra en el cruce de dos caminos a cual más difícil de elegir sin titubeos: mantener una modalidad absolutamente enraizada en la naturaleza y sentimiento de lo nuestro, alejada de los dogmas y escuelas que saturan el arte moderno en general, y extraer del suelo nativo las enseñanzas y consecuencias para construir un arte decididamente ecuatoriano, o por el otro lado, desvincularse de cualquier localismo aprisionador, y asociarse a las corrientes universales de la plástica”. “Las artes plásticas en 1950”.

“Nada me ayuda a explicar mi labor, a no ser el hecho de haber vivido mucho. O, acaso, el que esa larga vida se haya visto impulsada por una intensa pasión por encontrar un lenguaje adecuado para expresar el sentir de un pueblo, el pueblo de mi patria, al que amo y el que me ha mostrado el camino para que una obra de arte pueda ser digna de representarlo sin mentiras ni disfraces. Con esa noble materia he moldeado mi obra cuyas cualidades -si las tiene- no soy el indicado a juzgarlas, pero quedará como un honesto testimonio de una manera de sentir a través del arte”. 1986, en la entrega del Premio Eugenio Espejo a las Artes Plásticas.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media