Daule venera al Cristo que se “rebeló” al clasismo blanco del siglo XVII

- 09 de septiembre de 2018 - 00:00
La travesía se inició a las 09:30 desde el muelle Puerto Yanco y por el afluente del mismo nombre del cantón, hasta el recinto Naupe.
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

La romería fluvial, que es parte de la cultura religiosa de la capital arrocera del Ecuador, es el inicio de las fiestas patronales del cantón el 14 de septiembre. Este año se congregaron al acto más de 40 embarcaciones.

Con más de 40 canoas adornadas con flores, globos y banderas multicolores se realizó la procesión fluvial de El Señor de los Milagros, conocido también como el Cristo Negro. Este recorrido es el inicio de las fiestas patronales de la capital arrocera del Ecuador, que se celebrarán el 14 de septiembre próximo.

La imagen religiosa que data del siglo XVII recorrió desde las 09:00 el afluente que por esta ocasión se transformó en un sendero para casi un millar de personas que veneran a un Cristo, que rompió el clasismo blanco de los “cristos” católicos.

Según cuentan los pobladores, todo empezó en 1648 cuando un esclavo afrodescendiente tocó con sus manos y accidentalmente ensució al Señor de los Milagros que recientemente había sido embellecido.

El hombre fue descubierto por un sacristán y castigado en la plaza pública, como ejemplo. Al día siguiente la imagen se tornó negra en solidaridad con el azotado.

Este no es el único milagro. También se dice que el español Isidro de Vienza y Mora, propietario de tierras en Daule y Balzar, recobró la visión al tener contacto con la imagen -para entonces de un Cristo blanco normal- en lo que se considera fue el primer favor a devotos.

Los devotos de la imagen prepararon juegos pirotécnicos y escenarios a la procesión que se desarrolla todos los años en el río Daule.Los devotos de la imagen prepararon juegos pirotécnicos y escenarios a la procesión que se desarrolla todos los años en el río Daule. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Esta veneración se volvió una tradición y este sábado 8 de septiembre, la imagen del “negrito” hizo su recorrido anual con música de la banda de pueblo, Los Hermanos Muñoz.

La procesión acuática contó con juegos pirotécnicos en la cabecera cantonal y a lo largo de la ribera del río hasta el recinto Naupe, sitio habitado por alrededor de 1.200 personas, donde se celebró una misa campal en la que estuvieron unos 2.500 feligreses.

Tras culminar la romería la imagen regresó al santuario Señor de los Milagros, en la cabecera cantonal.

El traslado de la imagen, por las aguas del río y que tomó más de una hora, se lo hizo en una barcaza con motor que, además, movilizó al párroco local y a otros invitados de la Iglesia católica que rezaron el rosario.

El Municipio de Daule dispuso para la movilización gratuita de los feligreses 30 lanchas con capacidad para 20 pasajeros y otras seis para transportar en promedio a unas 25 personas. Además se prestó tres buses para quienes no alcanzaron embarcación.

En el camino se atravesaron 12 estaciones que recuerdan el calvario de Cristo en la cruz, mientras que los habitantes de las casas a orillas del Daule regalaron aplausos al Señor de los Milagros.

A pocos metros del recinto Naupe, la música, torpedos y alabanzas anuncian la llegada del patrono al sitio que -en los últimos años- ha sido mejorado con calles iluminadas, bordillos, aceras y adoquines de colores hasta llegar a la iglesia del lugar.

Con la imagen ya en tierra a los comuneros la felicidad no se les ocultaba. Algunos abuelos cargaban en hombros a sus nietos, otros hombres y mujeres con sus brazos se estiraron para tocar a su Cristo distinto, a su “negrito”. (I)

Miles de personas acompañaron a la imagen en una corta caminata desde la orilla del río hasta la iglesia del Cristo Negro, en el recinto Naupe.Miles de personas acompañaron a la imagen en una corta caminata desde la orilla del río hasta la iglesia del Cristo Negro, en el recinto Naupe. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: