Siete especies se rescatan en el parque de Samanes

17 de junio de 2012 - 00:00

El Ministerio de Ambiente (MAE), a través de la Empresa Pública de Parques Naturales (EPPN), inició la trasplantación de siete especies de árboles de bosque seco como parte del rescate del suelo nativo del parque ecológico Samanes.
Varios técnicos de la EPPN trabajan con las plantas nativas de bosque seco mientras remueven la tierra en un área de aproximadamente 141 hectáreas.

Según datos del MAE, el parque Samanes acogerá 191 especies de flora, entre nativas y ornamentales. Hasta el momento, alrededor de 300 árboles de especies consideradas vulnerables han sido colocados en el sector.

La cartera de Estado trabaja, actualmente, en tres proyectos dentro del plan “Guayaquil Ecológico”: rescate del estero Salado, isla Santay y parque Samanes.

La ministra de Ambiente, Marcela Aguiñaga, quien visitó estos proyectos hace poco, aseguró que el objetivo que se persigue es incrementar el número de áreas verdes en la ciudad.

Según Aguiñaga, solo entre la isla Santay y la construcción del parque Samanes se incrementará el índice de áreas verdes por habitante hasta 7,82 metros cuadrados, lo que permitirá estar más cerca del mínimo establecido por la Organización Mundial de la Salud (9 m²).

Avanza parque Samanes

La gerente técnica de la EPPN, Ana Fong, explicó que cerca de un 80% del área total del parque Samanes será destinado a espacios verdes. “Las especies que estamos rescatando fueron escogidas bajo distintos criterios como altura, tiempo de vida y compatibilidad con las plantas y árboles propios de la ciudad”, afirmó Fong.

Se trata de especies arbóreas -las que serán replantadas- como el platanillo, samanes, coquito, guachapelí, palo prieto, guasmo y samancillo. Si bien es cierto que estas variedades están en condición de vulnerabilidad en cuanto al número de ejemplares en el país, solo el platanillo se encuentra en riesgo de extinción. Esta es una especie endémica, de tipo ornamental y prácticamente desconocida.

“Es la única que pertenece a los humedales de la provincia del Guayas, que está ausente en los inventarios florísticos y planes de manejo a nivel nacional”, aseguró Fong.

El platanillo fue descubierto durante una inspección de campo que realizaron técnicos, botánicos y guardaparques que vigilan y estudian el lugar de forma permanente.

17-06-12-arboles-reubicadosEl biólogo Xavier Cornejo, quien estuvo presente en el descubrimiento, comentó que el platanillo ha sido declarado vulnerable en el país, de acuerdo con criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. “Actualmente estamos realizando estudios para determinar su ciclo de vida, fenología, polinización y reproducción”, explicó Cornejo.

El biólogo colaboró en la última edición del Libro Rojo de las plantas endémicas del Ecuador, presentado hace aproximadamente un mes.

Sobre las otras seis especies, Cornejo indicó que se interviene el lugar para evitar la vulnerabilidad de estas plantas frente a otras consideradas oportunistas, que se caracterizan por su facilidad de reproducción y crecimiento en cualquier terreno. En la urbe, un ejemplo  son aquellas que se conocen popularmente como monte o “hierba mala”.

El almendro es una de las plantas oportunistas que se encontraron en el parque Samanes. Todas fueron retiradas para iniciar el trasplante de las más vulnerables”.

Según colaboradores de la EPPN, una de las mayores dificultades para el rescate de las especies fue la presencia de elementos químicos en el terreno.

La gerente del proyecto, Ana Fong, precisó que anteriormente el suelo del lugar era utilizado para actividades agrícolas. “Ya vamos a intervenir la zona cercana al río puesto que existen especies en ese lugar que también merecen ser rescatadas”, manifestó Fong.

Novedades en Cerro Colorado

El EPPN también informó sobre el monitoreo que se realiza como parte de  la tarea de rescate de Cerro Colorado, donde se registró, en diciembre pasado, un incendio que consumió un  60% del área protegida por el MAE.

Fong indicó que la lluvia, durante la última temporada invernal, facilitó la tarea de plantar alrededor de 5.000 árboles. Esto equivale a que 20 de las 80 hectáreas afectadas han sido reforestadas.

Por la falta de lluvia, el EEPN implementó un sistema de riego para ayudar al crecimiento de los árboles plantados. “También realizamos la poda del lugar para evitar que la maleza, propia del sitio, ahogue las plantas que colocamos allí”.

La reforestación comenzó a finales de 2011 con el traslado de 1.200 plantas nativas. Árboles de cascol, matasarna, hobo de monte, ceibo, fernán sánchez, laurel blanco y ébano, fueron llevados por personal del MAE con el objetivo de cubrir una superficie de 5.000 metros cuadrados.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: