Habitantes de Urdesa aspiran a mejoras para parque de 63 años

- 13 de septiembre de 2019 - 00:00
El parque de Urdesa actualmente recibe mantenimiento con apoyo de una empresa privada y las acciones emprendidas por moradores del sector.
Foto: David Guerrero / ET

En 1955 el ingeniero Julio Vinueza, el aviador Ernesto Estrada y el constructor Jacobo Ratinoff presentaron el proyecto habitacional que posteriormente se conocería como Urdesa.

Al año siguiente se construyó el primer espacio recreativo del sector, recuerda Martha Béjar Portilla, viuda de Múgica. Actualmente, preside la Agrupación Cívica y Cultural de Urdesa (Accur).

El parque fue denominado como Víctor Emilio Estrada, aunque la mayoría de los habitantes lo conocen como parque de Urdesa.

El lugar, durante las últimas semanas, forma parte de un desacuerdo entre los habitantes y el Municipio de Guayaquil.

El Cabildo pretende incluir al espacio dentro del programa cultural Guayarte. Béjar rechaza el proyecto porque, asegura, haría perder la esencia recreativa del lugar.

“El sitio es frecuentado por madres de familia con sus hijos, además de personas de la tercera edad, lo queremos así”, sentencia Béjar.

La intención municipal nunca fue socializada y eso sorprendió a Verónica Vargas, habitante del sector, quien conoció del proyecto hace 15 días cuando Juan Javier Chávez, uno de los diseñadores de Guayarte, compartió la propuesta a través de Instagram.

A partir de ahí, Vargas recolecta firmas para proteger el sitio. “El lugar necesita mejoras, pero que no se incluyan comercios o teatros, porque eso sería cambiar el uso del suelo del parque”, manifiesta.

Para ayer, a las 18:00, estaba prevista una reunión con el vicealcalde Josué Sánchez, mentalizador de Guayarte. Los habitantes tienen sus propias propuestas para el espacio recreativo.

Hace una semana, Vargas presentó un diseño que incluye un espacio para bebés. “Ningún parque público cuenta con un suelo apropiado, juegos apropiados... Ni siquiera un baño donde poder cambiar de pañal a los bebés”, indica.

También se propone un sendero táctil que beneficie  a coches para infantes, personas de la tercera edad y aquellas que tienen discapacidad visual. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: