Malavé mostrará sus fortalezas en el Sudamericano

- 27 de febrero de 2020 - 00:00
La arquera latacungueñaGabriela Malavé fichó recientemente por el club Ñañas, para disputar con una nueva camiseta la Superliga Femenina en esta temporada.
Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

La arquera de 19 años será la titular en el torneo sub-20, que arrancará el próximo miércoles en Argentina. Su gusto por atajar nació a los cinco años como un juego de niños.

En su brazo derecho resalta un tatuaje que dice “Stronger” (más fuerte, en inglés). Gabriela Malavé se supera cada vez, sobre la base de trabajo y esa es su principal fortaleza.

Su actitud, motivación y sobre todo su predisposición en el arco, la transformaron en la portera titular de la selección femenina, que competirá en el Sudamericano sub-20 en Argentina.

Recientemente fichó por el club Ñañas, subcampeón nacional, después de cuatro temporadas en el club de la Universidad San Francisco de Quito. En 2019 también pudo actuar en el Downtown United Soccer Club de Nueva York (Estados Unidos).

Con solo 19 años, Malavé ya ha estado en seis selecciones nacionales y en competencias internacionales. Pasó por la sub-17, la sub-20 y también en la selección absoluta de fútbol sala.  

Vanessa Arauz fue la primera seleccionadora que se fijó en ella y con 14 años estuvo en el Sudamericano sub-17 de 2016, que se disputó en Venezuela.

Ahora, con la brasileña Emily Lima espera aumentar su capacidad de juego y consideró que las enseñanzas de la estratega son muy valiosas en cada entrenamiento.

“Cada día se aprende más de ella. Es un libro abierto y es increíble su forma de enseñar. Vamos a ir muy motivadas de que podemos hacer un gran torneo”, dijo.

Aún recuerda con claridad sus primeros años en su natal Latacunga. A los cinco años, fue al arco más como obligación que por su propio deseo.

Es la menor de tres hermanos y el único varón, el mayor, siempre le decía: “la más pequeña al arco”. Lo que solo fue un juego se transformó en su forma de vida y una pasión.

Mientras fue creciendo nunca dejó de atacar y forjó su talento con mucha dedicación. En un torneo que se jugó en la Universidad San Francisco, fue a Quito con un equipo de su provincia.

Su actuación gustó mucho y el equipo universitario la fichó para reforzar su equipo femenino. Así, su crecimiento no se detuvo, para así hoy estar en el Sudamericano.

El discurso de Lima caló muy profundo en las jugadoras y Malavé lo repite con mucha seguridad. “Solo pensamos en Argentina y no vamos más allá. Será nuestro primer rival y del resultado dependerá lo que haremos más adelante”.

Es la sexta ocasión que defenderá la camiseta nacional y quiere que sea la más exitosa. El Mundial de Costa Rica y Panamá está en el horizonte, pero para llegar hasta allá deberá demostrar que está aún más fuerte. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP