La euforia rusa frente a las esperanzas egipcias en Mohamed Salah

- 19 de junio de 2018 - 00:00
El delantero de la selección de Egipto, Mohamed Salah, durante uno de los entrenamientos previos al segundo encuentro mundialista, ahora ante Rusia.
Foto: EFE

La euforia de Rusia, que se estrenó goleando a Arabia Saudita 5-0 busca continuidad contra Egipto, que viene de sufrir una derrota traumática ante Uruguay en los últimos instantes (1-0) y pone toda su esperanza en la reaparición de Mohamed Salah.

Después del Luzhniki, la segunda parada de la anfitriona es el San Petersburg Stadium, en el que espera repetir la buena imagen dada en el inaugural, si bien se enfrenta a una selección de mayor nivel que la saudí.

Un encuentro que se disputará por primera vez en la historia de los Mundiales, ya que Rusia, con 11 Copas a sus espaldas y Egipto, en su tercera participación, nunca se habían cruzado.

Los anfitriones ya han superado esa primera sensación eufórica tras la “manita” de tantos que endosaron a la selección más débil del grupo. Despejada la incógnita de que el debut fuera a ser un desastre, más bien todo lo contrario, la opinión pública del anfitrión del Mundial pondera la victoria a su justa medida.

El combinado que dirige Stanislav Cherchesov sabe que el pase a los octavos, una instancia que no conocen desde los tiempos de la Unión Soviética, en México 1986, pasa por derrotar a Egipto y tener los deberes hechos antes de la última jornada, en la que se medirán a Uruguay.

De conseguir un triunfo ante los “faraones”, Rusia sumaría por primera vez en más de tres décadas dos victorias en un Mundial, lo que no lograban desde México 1986 bajo bandera soviética.

El volante del CSKA Alan Dzagoev es la principal baja, por la lesión en los isquiotibiales de su pierna izquierda que le obligó a dejar su puesto en el primer juego.

Por parte de la selección africana que dirige el argentino Héctor Cúper todo gravita acerca de si podrá contar o no con Salah. Según dijo el santafesino tras la derrota ante Uruguay, en ese primer partido había riesgos de que el delantero del Liverpool se lesionara si jugaba y por eso decidió dejarlo en el banco.

Egipto, una potencia continental, disputa su tercera Copa tras 1934 y 1990. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: