El renacer inglés

- 10 de julio de 2018 - 14:29

La mejor liga del planeta es la Premier League inglesa. Esta posición es avalada por quienes, semana a semana, siguen las incidencias de este torneo, donde un partido Southampton - Wigan puede ser tan o más interesante en sus acciones que un Chelsea - Arsenal o el Huddersfield tiene arrestos para ser un rival de cuidado en Old Trafford para el Manchester United.

La competitividad de la Premier se puso a prueba con el título del Leicester, en el 2016. Que, por ejemplo, el Betis pueda poner en riesgo al Barcelona o al Real Madrid es impensable en España, cuya Liga le acaba de hacer un flaco favor a la Selección. Esa bipolaridad Barca - Madrid absorbe tanto la atención y la prioridad, al punto de dejar al resto de equipos en una lucha por migajas de protagonismo.

Entonces, ¿por qué si en Inglaterra está la mejor liga del mundo su selección no podía competir y debía conformarse con recordar el título de 1966, logrado en casa? Esa pregunta se hicieron en la Football Association, la casa madre de todo el fútbol, y se pusieron a trabajar con resultados más que evidentes.

Inglaterra se encuentra en la original situación de ser campeón mundial reinante en la Sub 17 y Sub 20, títulos que logró el año pasado en India y Corea, respectivamente. Además, son tricampeones del torneo Esperanzas de Toulon, acaso la competencia extraoficial más importante del fútbol juvenil en el circuito. Y si profundizamos en particularidades, los ingleses han ganado estas lides jugando, la mayoría de veces, con equipos cuyo edad promedio es inferior a la de sus contendores.

El once titular inglés en Rusia 2018 tiene 25.6 años de promedio de edad y todos los jugadores actúan en la Premier. El más experimentado es Gary Cahill, zaguero del Chelsea de 32 años. Trent Alexander-Arnold tiene 19 y es el benjamín del equipo que dirige Gareth Southgate, otra expresión del proceso, pues desde las divisiones menores fue ascendido a dirigir el equipo mayor para esta Copa del Mundo.

Desde el 2012, los ingleses cuentan con un campo de entrenamiento para todas las selecciones nacionales, donde el trabajo arranca a los 5 años de edad para hombres y mujeres. La misión es mantener la esencia del fútbol inglés a la hora de presentar los equipos en el campo de juego. De ahí la insistencia en la fortaleza en ofensiva, el juego aéreo diagramado con rigor de arquitecto, el fútbol vertical y rápido y otras variables cultivadas en casi 150 años de actividad.

Hoy, Inglaterra sorprende por su juego elaborado, esos laterales que amplían el campo con su despliegue y la superioridad casi infalible en la pelota detenida. El fútbol volvió a su alma mater y el mundo está contento.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: