El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.3/Ago/2021

Fanático

Tendencias
Historias relacionadas

Madeleine Riera quiere conocer a Jaime I. Kaviedes

La delantera y capitana del Deportivo Cuenca rompió la marca del “Nine”, al marcar 44 goles en un solo torneo. El exjugador de Emelec hizo 43 en la serie A de 1998.
01 de octubre de 2019 00:00

Madeleine Riera inició su vida deportiva jugando fútbol con niños, afuera de su casa en el suburbio de Guayaquil.

A muy temprana edad iba con su padre (Eduardo Riera) -lo acompañaba a jugar voleibol-. Mientras él practicaba ese deporte, ella jugaba al fútbol con otros pequeños.

Ahí desarrolló la fuerza, perdió el miedo de chocar y pelear el balón con hombres. También adquirió la destreza para dominar correctamente el balón y definir.

Sus dotes, el amor por el balompié y el apoyo de sus familiares la impulsaron a integrar varias selecciones en su colegio Liceo Cristiano, donde comenzó a demostrar grandes rasgos de liderazgo y carácter para enfrentar a niñas y niños de mayor edad.

A los 13 años, gracias a su profesora Marlene Ayala y a sus condiciones formó parte de una selección de mayores, por primera vez.

Evelyn Valencia, compañera en el Liceo Cristiano, la describe como una jugadora de un gran temperamento a la que no le gusta perder. “Siempre se esfuerza al máximo por el equipo”.

Pero fue en la selección del Guayas -años después- donde tomó forma su exitosa carrera profesional. Luego llegó a la selección nacional y a los clubes: Rocafuerte, Unión Española y D. Cuenca.

Con Rocafuerte ganó sus primeros títulos nacionales (2013-2014). Luego, con Unión Española, levantó tres títulos más (2015-2016-2017/2018). Y el sábado alzó, como capitana, su sexto trofeo, como campeonato de la primer Superliga.

Integró varias selecciones ecuatorianas juveniles, en las que destacó como una delantera letal. “(...). He jugado Copa Libertadores, Panamericano y, gracias a Dios, estuve en un Mundial”.

Precisamente, su punto más alto en el fútbol lo consiguió cuando participó en la Copa del Mundo Femenina (absoluta), que se disputó en Canadá, en 2015.

Tiene dos referentes del fútbol internacional, Megan Rapinoe y Álex Morgan, ambas campeonas con la selección de Estados Unidos en el Mundial Francia 2019.

Voz de mando y organización

Riera simbolizó el grito del gol del Deportivo Cuenca en la Superliga femenina 2019, que terminó el sábado con el primer título nacional de las “morlacas”.

Además de ser la goleadora del “Expreso Austral” es la mujer de mayor confianza de la estratega Wendy Villón en el campo de juego.

Ella es la primera en reprender a sus compañeras cuando hacen algo mal dentro de la cancha y en felicitar a su equipo cuando todo se hace conforme a lo trabajado.

Villón la describe como una líder innata, no solo dentro de la cancha, ya que su forma de jugar y su actitud en los momentos difíciles influyen en el grupo.

El camino a un récord
Lejos estaba de imaginar que -con sus 44 goles- un día rompería la marca de Jaime Iván Kaviedes, quien en el torneo 1998 anotó 43 tantos.

Pasaron 17 años desde su debut en una selección para que su nombre quedara -por segunda vez- registrado en los libros de la historia del fútbol ecuatoriano. Primero por jugar el primer Mundial Absoluto y ahora al pasar la marca del “Nine”.

Riera superó el récord de Kaviedes la noche del sábado cuando le marcó dos goles a Ñañas, tantos que sirvieron también para conseguir el título del Deportivo Cuenca.

Luego del partido, Riera confesó su deseo de conocer a Kaviedes, uno de sus ídolos.

El primer tanto de Riera en la Superliga femenina 2019 se lo marcó a Fuerza Amarilla, en la victoria 7-0.

De ahí fueron 10 clubes los que recibieron goles de Riera. Al final la capitana del club cuencano convirtió 44 goles en 18 partidos, es decir, un promedio de 2,4 tantos por encuentro jugado.

Mientras que Kaviedes marcó los 43 goles en 39 juegos disputados y registró un promedio de 1,1 tantos por compromiso.

Pero su estirpe goleadora no es nueva ni producto de la improvisación. En el torneo 2014 convirtió 26 goles y, además de ganar el título nacional, terminó como la máxima artillera del certamen femenino, siendo jugadora y capitana de Rocafuerte.

En 2016 se ubicó en el segundo lugar de la tabla con 15 goles; ese año vestía la camiseta del Unión Española, equipo con el que también ganó el título nacional.

Además, es la máxima goleadora ecuatoriana en la Copa Libertadores, con 6 tantos anotados, cifra que podrá aumentar en el torneo que se jugará la próxima semana en el país. (I)  

Contenido externo patrocinado