LigaPro intercede en conflicto entre los árbitros y Ecuafútbol

- 07 de marzo de 2020 - 00:00

El presidente de la liga profesional aseguró que el torneo nacional no se parará “por una persona”. Los jueces pitarán bajo protesta; el reclamo es por una deuda de $ 1’000.000 que la FEF mantiene con ellos.

Miguel A. Loor, presidente de la Liga Profesional de Fútbol del Ecuador (LigaPro), intermedió en el conflicto que existe entre la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y los árbitros profesionales.

Tras conocer las posturas del presidente de la Asociación de Árbitros del Ecuador, Luis Muentes; y el titular de la Comisión de Arbitraje, Carlos Galarza, Loor indicó que no permitirá que se vuelva a paralizar el fútbol del país por la decisión de una sola persona.

“Creo que llegó el momento, he visto demasiado, hemos presenciado demasiado show. El fútbol profesional no puede estar en ascuas con estos chismes o con este tipo de cosas de la paralización”, dijo Loor este viernes en rueda de prensa.

Él estuvo presente en una reunión que celebraron el titular de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Francisco Egas, y Muentes, pero de la misma no hubo resultados. “Intermedié para que lleguen a un acuerdo. Esperamos que se resuelva”.

Según se conoció, los representantes de los jueces se reunieron el jueves con el presidente de la FEF en Guayaquil, pero luego de cinco horas de diálogos no se llegó a un acuerdo beneficioso para ninguna de las partes.

La última vez que existió una paralización fue en diciembre de 2017. En aquella ocasión los árbitros reclamaron la falta de pagos de varios valores por parte de la FEF.

Una deuda pendiente
El gremio arbitral, que es dirigido por Muentes, había anunciado el jueves que no se presentarían a los partidos de la fecha, pero el viernes declinaron la medida y revelaron que dirigirían los cotejos “bajo protesta”.

Los árbitros reclaman una deuda de $ 1’000.000 que mantendría la FEF con ellos. Además piden la salida del presidente de la Comisión de Arbitraje, Carlos Galarza.

A decir del titular de los árbitros, Galarza habría respaldado la agresión que sufrieron unos colegiados en Morona Santiago, años atrás.

“El señor  (Carlos) Galarza dijo en el Comité Ejecutivo: ‘bien hecho que les hayan pegado, si pitaron mal’”.

Muentes, en una rueda de prensa que ofreció en la sede de la agremiación, agradeció la gestión de Loor e indicó que es un dirigente que busca el cambio del fútbol del país.

Mientras que Galarza negó la versión de Muentes y aseguró que siempre apoyó el trabajo de los árbitros.

“El señor (Luis Muentes) siempre habla mal de las personas, yo no soy de la misma escuela de él. Mis padres me ensañaron a respetar. Si él comprueba todo lo que dice, yo renuncio a la Comisión Nacional de Arbitraje”.

Galarza reveló que en 2016, él mismo defendió a los jueces cuando dos jugadores intentaron agredirlos.

Según Galarza, la intención del gremio arbitral que dirige Muentes es que en la Comisión esté uno de su grupo “para seguir manejando el arbitraje”.

Para el titular de la Comisión Arbitral, esa intención va en contra del reglamento de la FIFA

Galarza, quien también es parte del Directorio de la FEF, asegura que cuenta con el apoyo de la dirigencia pero que de parte de Egas ese respaldo ha sido muy tibio.

La próxima semana se dará una nueva reunión entre los dirigentes de la FEF y el gremio de árbitros. A ellos se sumará un representante de la FIFA, que serviría como mediador del conflicto.

Alfredo Intriago, exárbitro ecuatoriano, advirtió que desde la Comisión Nacional de Arbitraje se estaría sugiriendo aceptar a jueces amateurs para que entren en la categoría cinco y de esa manera sean programados para los torneos nacionales.

De los cerca de 300 árbitros amateurs que rindieron sus pruebas en la FEF, solo tres la habrían superado. Intriago explicó que para dirigir torneos nacionales, los jueces deben ser al menos de cuarta categoría. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP