Ecuador, 26 de Noviembre de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Barcelona derrotó a Gremio, pero no le alcanzó para la clasificación

Damián Díaz disputa el balón con un jugador brasileño
Damián Díaz disputa el balón con un jugador brasileño
Foto: AFP
01 de noviembre de 2017 - 20:45 - Redacción Fanático

Barcelona venció 1-0 a Gremio en Porto Alegre, pero no le alcanzó para clasificar a la final de la Copa Conmebol Libertadores, porque en el partido de ida cayó 3-0.

El único tanto del encuentro fue obra del uruguayo Jonathan Álvez, que regresaba de una sanción.

A pesar de la eliminación, el club ‘torero’ entró a la historia de la Copa al ser el único equipo que ganó tres veces como visitante en Brasil  en una sola edición. En la fase de grupos venció 2-0 a Botafogo; en cuartos de final derrotó  a Palmeiras 1-0, y este miércoles por idéntico marcador lo hizo ante Gremio en Porto Alegre.

En la lucha por ganar su tercera Copa (ya fue campeón en 1983 y 1995), el tradicional equipo del sur de Brasil se medirá el próximo 22 de noviembre con Lanús en condición de local, mientras que el encuentro de revancha será después de una semana en Argentina.

Primer tiempo de dominio torero

Barcelona saltó al Arena do Gremio con una motivación sorprendente. Desde el primer minuto se apoderó del balón (tuvo el 52% de posesión)  y sometió a su rival metiéndolo en su cancha. Damián Díaz, Matías Oyola y Oswaldo Minda marcaron los tiempos y espacios en la media cancha, por donde pasó todo el juego de los amarillos.

La inclusión de Marcos Caicedo como titular -a diferencia del juego de ida donde inició en la banca- le dio mayor peso ofensivo al equipo de Guillermo Almada. Precisamente fue él quien generó la jugada que terminó con el tanto de Barcelona cuando transcurrían los 32’.

 Caicedo (Marcos) ingresó al área por el costado izquierdo y luego de burlar la marca de dos defensas centró el balón que fue despejado de la zaga de Gremio. La pelota quedó cerca de Jonathan Álvez, que remató a ras de piso para vencer a Marcelo Grohe y abrir el marcador.

Tras el tanto, Renato Gaúcho, DT de Gremio, le pidió a sus dirigidos marcar varios metros más adelante y ubicar así la línea de defensa en tres cuartos de cancha, así el equipo se hizo más corto. El nuevo sistema táctico obligó a Almada a realizar algunos cambios. Le pidió a Caicedo (Marcos) que se cambiara de costado con Ely Esterilla y a Díaz jugar más adelantado. En los últimos 10’ las acciones se emparejaron. El juego se concentró en la media cancha y por momentos se cortaba por las faltas que cometían los jugadores de ambos equipos. El árbitro adicionó dos minutos.

El gas duró hasta los 65 minutos

Los dirigidos por Almada salieron a la segunda fase con la mentalidad de marcar el 2-0 y así obligar a su rival a salir de su cancha. El sistema fue el mismo que en el primer tiempo: controlar el balón en el medio campo y distribuirlo a los lados.

Díaz siguió controlando los hilos del equipo junto a Oyola. Mientras que Esterilla y Caicedo (Marcos) seguían por los costados intentando abrir la cancha para tener espacios.

A los 55’ Esterilla pudo ampliar el marcador, pero su remate a ras de piso se estrelló en el vertical, ante la mirada atónita de Grohe.

El buen juego y el dominio de los ‘toreros’ duró 10 minutos más. A partir de los 65’ era evidente el cansancio, producto de la presión que ejercieron en el encuentro.

A los 66’ Almada envió al campo a José Ayoví en lugar de Esterilla con la intención de refrescar las líneas. Siete minutos después el técnico hizo la segunda variante e ingresó a Érick Castillo en lugar de Caicedo (Marcos) y a los 79’ el ‘Kitu’ Díaz dejó la cancha para darle paso a Ariel Nahuelpán.

Pese a las variantes ofensivas, los guayaquileños no recuperaron el nivel del primero tiempo y el juego entró en un bache futbolístico.

Los locales reventaban todo balón que llegaba a su cancha y en vez de atacar preferían tener el balón en su poder a la espera del pitazo final.

Luego de cuatro minutos de adición, el juez chileno Roberto Tobar decretó el final del encuentro para  felicidad de la ‘torcida’ local.

La decisión del árbitro fue rechazada por Álvez, quien le pidió de manera airada jugar más tiempo,  acción que llevó al colegiado a exhibirle la tarjeta roja directa. (I)  

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Social media