Silvana Ibarra guió a sus vástagos con paciencia sin descuidar el canto

12 de mayo de 2013 - 00:00

La cantante milagreña Silvana Ibarra, quien tiene más de treinta y cinco años de carrera artística, recordó cómo combinaba la crianza de sus hijos con su profesión.

Con una elegancia que la ha caracterizado durante varios años, Silvana -quien fue considerada como la mujer más sexy del país- contó que había ocasiones donde no podía compartir con sus vástagos, incluso en celebraciones especiales como los cumpleaños.

Danny Solms, Walter Solms y Ámar Pacheco, de 33, 30 y 16 años respectivamente, hijos de la interprete de ‘El ladrón’ y ‘Me enamoré de ti’, señalaron que su madre es una mujer luchadora que supo dar un buen ejemplo en el hogar.

Ellos coinciden en que Silvana es una mujer de mucha paciencia, que supo inculcar valores en sus vidas. Entre risas comentaron que no es una mamá regañona, aunque que sí recibieron uno que otro chancletazo. “Nos daba con la zapatilla vieja. Buscaba el objeto más suave para castigarnos, ya que nunca le gustó actuar con violencia física”, sostiene.

Danny, quien toca la guitarra, manifestó que tiene bonitos recuerdos de su infancia, que hoy en día lo hace llorar.

“Mi madre canta muy bonito, cuando era pequeño la escuchaba y se me salían las lágrimas, ella lo hace con mucho sentimiento”, refiere sobre la artista de padres nacidos en Bucay.

Silvana, como muchas progenitoras, se preocupaba por los estudios de sus hijos durante su niñez. Danny recordó como su mejor consejo la frase: “Estudia para que tengas un futuro próspero”.

Ser considerada como la mujer más sexy del Ecuador no molestaba a ninguno de sus hijos, pues entendían que era parte de su trabajo como artista.

“Una vez cuando estaba en la universidad me hicieron un redondel para preguntarme cosas sobre mi madre. Simplemente les dije que sentía orgullo por su talento y trayectoria”, expresó sonriente.
Ámar, la menor de la familia, mencionó que su madre es su amiga y consejera, pues ambas saben escucharse cuando se necesitan la una de la otra.

“Hay veces que me siento bajoneada y mi mamá siempre ha estado allí para levantarme el ánimo y decirme que a la vida hay siempre que sonreírle”, manifestó Ámar, quien es la más tranquila de la casa.

De igual forma Walter reveló un aspecto poco conocido de Silvana. Él sostuvo que su madre es una mujer sensible, que le afecta constatar la situación precaria que viven otras personas.

El mayor de los hermanos indicó que acompañar a su mamá durante los mitín -cuando era diputada- los acercó más y fortaleció el lazo familiar.

“Mi madre llegaba a la casa llorando, le afectaba mucho ver la pobreza en la que vivían muchas personas”, aseguró Walter con los ojos humedecidos.

Para estos tres jóvenes, Silvana es su primer amor, explicaron que además de ser buena madre, también lo es como esposa.

“Mi madre es una mujer que le gusta cantar, pues lo hace en el baño, mientras cocina o cuando asea el hogar”, puntualizaron los vástagos.

Gustavo Pacheco, quien es su cónyuge y mánager de Silvana, afirmó que su compañera es una de las pocas mujeres que tiene paciencia y sabe sobrellevar las cosas con calma.

El guitarrista de Boddega rememoró muy emocionado que después que Silvana se enteró que estaba embarazada de Amar decidió retirarse completamente de la música para la crianza de su hija, algo que valora muy celosamente en su memoria.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: