"Qué bello es vivir", un clásico navideño que cumplió 70 años

- 24 de diciembre de 2016 - 20:00
James Stewart y Donna Reed fueron los protagonistas de Qué bello es vivir. Interpretan a George Bailey y su esposa, Mary Hatch, con sus 4 hijos en Nochebuena.
Foto: www.editorsguild.com

Tras el fracaso en el cine, el filme de Frank Capra halló su segunda oportunidad en la TV.

Durante la Nochebuena de 1945, 4 meses después de haber terminado la II Guerra Mundial,  George Bailey está a punto de lanzarse al correntoso río de Bedford Falls desde un puente porque su despistado tío Billy extravió $ 8 mil que debe pagarle a Henry Potter, el millonario y avaro de aquel pueblo.

No obstante, un anciano cae a las gélidas aguas del río. En realidad es un ángel llamado Clarence que envió Dios después de escuchar las oraciones de la familia y amigos de George cuando lo vieron angustiado.

Potter, quien accidentalmente accedió al dinero perdido de Billy, amenazó con apresar a George si no le pagaba ese monto. Era la oportunidad que durante 20 años aguardó para adueñarse de la casa de cambios de la familia de Bailey.

Después de rescatar a Clarence, George reniega de su existencia en el planeta y el ángel le muestra cómo sería el mundo si él no hubiera nacido.

Durante la visión George se encuentra con la  triste realidad de que no pudo salvar a su hermano de ahogarse cuando eran niños ni a un boticario de ir a la cárcel. En aquel pasado alterno Mary, su esposa, es una bibliotecaria solterona porque él “no  nació”. Nadie conoce a George, ni siquiera su madre. Simplemente no existe para los habitantes de Bedford Falls.

Desde ese momento entiende cuán importante ha sido para el prójimo y desea vivir. Dios le concede el deseo y George asume la probable aprehensión, pero no sabe que Mary pidió ayuda al pueblo que reunió más de los $ 8 mil que él necesitaba para no ir a la prisión.

Aquel relato es la secuencia final de Its wonderful life, conocida en Latinoamérica como Qué bello es vivir, que el martes pasado cumplió 70 años de haberse estrenado.

Hace 10 años esta cinta, que dirigió Frank Capra, encabeza la lista de las 100 mejores películas inspiradoras de la historia que recopila la entidad American Film Institute (AFI) y habitualmente es programada en la televisión durante la Navidad porque su relato se ambienta en esa época y por los valores que expone en su contenido.

Qué bello es vivir alcanzó la cima, por encima de los clásicos Matar a un ruiseñor, La lista de Schindler, Lo que el viento se llevó y otras galardonadas con el Oscar,  tras una depuración que hicieron 1.500 personas, entre críticos, cineastas, productores y demás miembros de la industria hollywoodense.

Aunque Qué bello es vivir es un clásico, recaudó $ 9’600.00 e invirtió $ 3’180.000. También fracasó en la entrega del Oscar, que se realizó el 3 de marzo de 1947 casi 4 meses después de haberse estrenado en el cine, solo ganó una de las 5 nominaciones que tenía.

Fue en la categoría de logros técnicos, a través de Russell Shearman y el Departamento de Efectos Especiales de los estudios RKO.

La fortaleza de esta cinta radica en la forma en que Capra tenía de retratar a personajes comunes. Siendo italiano, el cineasta conocía bien al estadounidense promedio. En el caso de Qué bello es vivir, retrató a George Bailey, interpretado por James Stewart, como un tipo amargado porque las circunstancias truncaban sus sueños de viajar por el mundo y construir edificios.

La muerte de su padre Peter Bailey, el dueño de la casa de cambios de Bedford Falls, trastocó su plan de estudiar en el extranjero. Para evitar que Potter, interpretado por Lionel Barrymore (tío abuelo de la actriz Drew Barrymore), se apoderara de ese modesto negocio, George asumió, a regañadientes, la presidencia y cedió el dinero que ahorró para la universidad a su hermano menor, Harry, personificado por Todd Karns.

El segundo obstáculo se presentó previo a su luna de miel con Mary Hatch, encarnada por Donna Reed. La casa de cambios estaba a punto de quebrar y los habitantes del pueblo querían que les devolvieran su dinero o acudirían donde el explotador Potter.

George repartió los $ 2 mil de su luna de miel a la gente para que no se quedara en la calle. De esa forma la casa de cambios no quebró.

El personaje interpretado por Stewart era huraño, pero a la vez de buen corazón, tanto que se sacrificaba en beneficio de los demás, pero no se daba cuenta de eso hasta que el pueblo al que sirvió lo ayudó con más de los $ 8 mil que requería para no ir a la cárcel en Nochebuena, mientras leía el mensaje “ningún hombre fracasa cuando tiene amigos” que había escrito el ángel Clarence en su libro de Las aventuras de Tom Sawyer, escrito por Mark Twain.  

La cinta tuvo su oportunidad en la televisión durante la década del cincuenta porque los canales pensaron que podían transmitirla sin pagar regalías.

Qué bello es vivir surgió de un cuento escrito por Philip Van Doren Stern en 1939 para sus amigos cercanos como presente de Navidad.

La historia original se llama The greatest gift (El mejor regalo) y en 1943 se distribuyeron 300 copias en un formato de folleto, que solo tenía 21 páginas. Dos años después su autor la reeditó.

En el relato de Van Doren Stern, el apellido de George no era Bailey, sino Pratt.

La esencia del personaje era semejante al que interpretó Stewart, es decir, de un suicida que reniega haber nacido y se encuentra con un extraño que tiene apariencia de vagabundo. Él lo convence de vender cepillos de casa en casa para que experimente las consecuencias de no existir.

David Hempstead, productor de RKO Pictures, descubrió el cuento de Van Doren Stern en 1943 y adquirió los derechos al año siguiente en $ 10 mil.

Hempstead le había mostrado la historia al actor Cary Grant, quien quiso interpretar a George, pero Capra adquirió los derechos para su empresa Liberty Films por la misma cantidad que RKO había pagado a Van Doren Stern.

Con los derechos en su poder, Capra convirtió El mejor regalo en Qué bello es vivir. Entre los cambios que hizo el director de la película Its happened one night (Sucedió una noche) con Clark Gable, constan la profesión de Potter. En la narración original era el propietario de un estudio de fotografía mientras que en la película es banquero.

Otra modificación que ejecutó Capra, con la ayuda de los guionistas Frances Goodrich, Albert Hackett y Jo Serling, es que Mary no se queda soltera durante la realidad alterna de George Bailey sino que se casa con otro hombre llamado Art Jenkins.

Pocos saben que Donna Reece no fue la primera opción para personificar a Mary. Capra quería a Jean Arthur, pero rechazó el personaje porque ya se había comprometido con una obra de Broadway.

James Stewart no quería encarnar a George porque venía de combatir en la II Guerra Mundial y creía que no estaría a la altura del personaje. Barrymore lo convenció.

Durante 7 décadas Qué bello es vivir se convirtió en un referente del cine, tanto que series de televisión han parodiado ciertas escenas. Entre ellas constan Los Simpson, Beverly Hills 90210, iCarly, Los Picapiedras, Los Muppets, The Big Bang Theory y otras.

En 1977 hubo un remake televisivo con la variante del personaje de George que fue una mujer, Mary Bailey Hatch e interpretada por Marlo Thompson. En esa versión actuó Orson Welles como Potter.

Hace 3 años surgió la posibilidad de rodar una secuela de Qué bello es vivir, cuya trama se centra en el nieto de George y el ángel sería Karolyn Grimes, quien interpretó a Zuzu Bailey, la hija de 6 años de George. No obstante, Paramount, que primero se adueño de Liberty Films y luego de los derechos de la película, considera que se trata de un clásico intocable. (I)

DATOS

Durante la escena del beso con Donna Reece, James Stewart estaba nervioso porque era el primero que daba tras 6 años alejado de Hollywood por servir en la II Guerra Mundial. Al final quedó listo en una sola toma por la intensidad que le puso el actor.

Para recrear la nieve, Frank Capra  usó 3 mil toneladas de hielo picado, 600 toneladas de yeso y 25 mil litros de un compuesto de jabón y agua. La película se rodó en un rancho de Los Ángeles entre mayo y junio de 1946.

Frank Capra (i) estableció una entrañable amistad con James Stewart durante el rodaje de Qué bello es vivir en un rancho de estudios RKO en Encino, Los Ángeles
Foto: www.pinterest.com

--------------------------------

Autor de ‘el mejor regalo’

Philip Van Doren Stern escribió el cuento en que se basó la película

Aunque Philip Van Doren Stern (Pensilvania, 1900-Florida, 1984) publicó 40 obras, es conocido por escribir El mejor regalo (The greatest gift, su título original).

La idea la tuvo en febrero de 1938 cuando despertó inspirado por la esencia de Charles Dickens en A Christmas Carol (Un cuento de navidad). Un año después inició la escritura del cuento El mejor regalo, que para su autor es la vida.

Primero la distribuyó a sus amigos en 1943, luego a la revista Good Housekeeping con el nombre El hombre que no nació en 1945.

El autor decía que “no existe mejor regalo que despertar cada mañana y agradecer por estar vivo”, mientras que Frank Capra, quien adaptó su obra, acuñó la frase: “La vida de un hombre toca a las de otros”.

Antes de convertirse en escritor, Van Doren Stern fue diseñador e historiador. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: