El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.2/Mar/2021

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

El turno le llegó a los proveedores

Con el primer desembolso del FMI se pagó a 19.000 pequeñas y medianas empresas que prestan servicios al Estado.
06 de enero de 2021 00:00

El 2020 sin duda fue un año de desafíos e incertidumbres. Para todos es conocido que la pandemia provocó una severa recesión económica y en Ecuador la situación no fue ajena. Sin embargo el nuevo año inicia con nuevas perspectivas, toda vez que el Ejecutivo, gracias al respaldo de los organismos multilaterales trata de ponerse al día en sus haberes.

Ayer, el Gobierno dio un paso hacia ese objetivo al anunciar el pago que empezó en octubre del año pasado, a proveedores del Estado; hasta la fecha se ha logrado la cancelación de $ 1.653 millones a micro, pequeñas, medianas y grandes empresas que proveen de bienes y servicios al Estado a quienes se les adeudaba debido a la crisis económica.

Y como lo explicó el propio presidente Lenín Moreno en la reunión que mantuvo con representantes de estos sectores, estos pagos generan liquidez, porque se traducen en oportunidades de nuevos contratos, pago de sueldos atrasados, reactivación de la producción e inversión de las empresas. Es decir, con el pago a los proveedores se origina una cadena virtuosa de recuperación económica.

En ocasiones, surgen comentarios ligeros respecto del temido endeudamiento con los organismos multilaterales, cuando en realidad estos recursos frescos más bien provocan que el engranaje económico nuevamente se ponga en funcionamiento y al haber producción, se generan más recursos, estabilidad y sobre todo tranquilidad en la clase empresarial y obrera.

Solo hay que recordar que en septiembre del año pasado Ecuador accedió a un financiamiento excepcional del Fondo Monetario Internacional (FMI), por $ 6.500 millones. De este valor, $ 2.000 millones llegaron en octubre y otros $ 2.000 millones hace unas semanas atrás. Pero otros organismos como el Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Desarrollo de América Latina también llegaron con créditos. Esto no fue producto del azar, sino por la confianza que logró el Gobierno para recibir ese respaldo.

Con el primer desembolso del FMI se pagó a 19.000 pequeñas y medianas empresas que prestan servicios al Estado y se cumplió con las obligaciones pendientes con 1.117 asociaciones, centros y comités de desarrollo y fundaciones. Pero existe la confianza de que a medida de que mejoren las finanzas se seguirá cumpliendo con haberes pendientes. El camino está avanzado y pese a los factores actuales, el compromiso se está cumpliendo.

En la citada reunión, representantes de los proveedores reconocieron el esfuerzo del Gobierno para cumplir con sus pagos, pese a las circunstancias adversas provocadas por la pandemia, aún latente en la sociedad. Esto sin contar que hubo incluso a principios de 2020 una brusca caída de los precios del petróleo que se convirtió en la antesala de la incertidumbre.

De esta forma el esfuerzo se mantiene por cumplir con todos los sectores que esperan sus haberes. Los recursos que están disponibles se están orientando a los objetivos trazados. En lo demás, ya corresponderá al aparato productivo, con esta inyección, emerger nuevamente. (O) 

Te recomendamos

Las más leídas