Con Carmina Burana se inicia la temporada de la Sinfónica

- 10 de noviembre de 2019 - 00:00

El director es el personaje principal de toda obra de teatro, ópera o de la música sinfónica. Tan importante como dirigir, es el nivel de los músicos que se someten a muchas pruebas, ensayos y trabajo perseverante hasta lograr un espacio en una orquesta sinfónica que, como se sabe, llega a interpretar las más complejas y prolíficas obras escritas por los grandes maestros. Especialmente en los siglos XVII, XVIII y XIX se escribieron las más bellas obras sinfónicas y operísticas; lo cual no significa que se dejó de componer en el siglo XX, que estuvo marcado por la presencia de grandes directores como Karajan, Bernstein, Abbado, Muti, el venezolano Dudamel, etc.

En nuestro país también surgieron importantes directores en Loja, Cuenca, Guayaquil, Quito y también en otras ciudades. La Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador (OSNE) es la principal referencia que tiene la capital y su director actual, Álvaro Manzano, ha permanecido al frente de la orquesta durante un poco más de dos décadas y en varios períodos. El último comenzó en 2013 y desde entonces el giro que le ha dado es digno de ser destacado.

Manzano se ha preocupado por presentar siempre un repertorio amplio y de gran virtuosismo. Es notoria su perfección cuando interpreta obras de compositores rusos y eso se explica porque estudió música y dirección en la ex Unión Soviética. Las sinfonías de Tchaikovski, principalmente las número 4, 5 y 6, han sido interpretadas bajo su dirección por la OSNE que ya supera el número de 80 músicos, lo cual le permite alcanzar un alto nivel de calidad.

Tras el receso habitual, Manzano vuelve el 14 y 15 de noviembre con una obra de gran aceptación del público: Carmina Burana, cantata compuesta en 1937 por el alemán Carl Orff, basada en una recopilación de poemas paganos que datan de los siglos XII y XIII, escritos en latín, alemán y francés. Ahí destaca la célebre “O Fortuna”, que se toca al inicio y al final de la obra que habla del amor, la fertilidad e incluso de los placeres carnales. Buen inicio de temporada para una orquesta que ha alcanzado prestigio nacional e internacional. (O)