Destinos rurales son la opción para vacacionar

- 09 de julio de 2020 - 00:00
Archivo/ ET

Las áreas naturales serán fortalecidas con seguridad, medidas sanitarias y servicios turísticos de calidad, para recuperar la confianza de los viajeros.

Tras las culminación del período lectivo en el ciclo Sierra-Amazonía, muchas familias preparan maletas para pasar algunos días vacacionando en los diversos destinos turísticos del país.

Los sitios favoritos para estas fechas son los balnearios de la Costa ecuatoriana; sin embargo, debido a la restricción de visitar las playas hasta el próximo 22 de julio, los destinos rurales se han vuelto una opción segura para pasar el asueto.

Por este motivo, el Gobierno Nacional anunció el pasado 30 de junio la reapertura del Parque Nacional Cotopaxi (PNC) y lanzó la campaña #TePrometoEcuador, de promoción del turismo rural.

La ministra de Turismo, Rosi Prado de Holguín,  ponderó que este tipo de turismo cumplirá un papel importante, facilitando la recreación al aire libre en la era poscoronavirus y que la oferta ecuatoriana podría  convertirlo en potencia en este rubro.

El PNC y sus atractivos son una opción para los aventureros, que gustan del excursionismo, la actividad física y la vida en la naturaleza.

Sebastián Cornejo, propietario de la finca Cotopaxipungo, ubicada en Rumipamba -a una hora del centro de Quito-, resaltó la necesidad de reinventar las formas de hacer turismo y de ser imaginativos para sostener las empresas dedicadas a esta ocupación.

Entre las actividades que se pueden realizar en la finca están el ciclismo de montaña, alpinismo, avistamiento de aves, visita a criaderos de cuyes y cascadas.

 También hay quienes prefieren instalarse en las grandes urbes para, desde ahí, partir hacia los diferentes destinos naturales de interés.

Ese es el caso de Isabel Ronquillo, quien planea viajar a la parroquia Vilcabamba (Loja) en los próximos días. Explicó que le gusta visitar la naturaleza, pero que por lo general estos sitios no tienen las comodidades que ella busca y por eso prefiere hospedarse en  alguna ciudad y desde ahí viajar a su destino.

“Me voy a quedar en Loja; desde ahí son 45 minutos a Vilcabamba; voy a conocer, a explorar, degustar la comida, pero al final del día vuelvo para dormir cómodamente y desde ahí viajo a mi siguiente destino”, relató.

Vilcabamba es conocido como el Valle de la Longevidad, debido a que muchos de sus habitantes viven larga vida, incluso llegando a superar los 100 años. Los relatos indican que esto se debe a los minerales del agua de la zona.

En Vilcabamba hay espacios para realizar senderismo, visitar fuentes de agua con supuestas propiedades milagrosas, gran variedad de artesanías y gastronomía.

Otro lugar que brinda opciones similares es el sector de Tres Cruces, en la ruta Cuenca-Molleturo, donde hay paraderos turísticos y haciendas que ofrecen como enganches la pesca deportiva, trekking, cabalgatas, entre otros. Esta zona se ubica a menos de 40 kilómetros de la capital provincial de Azuay.

Para quienes desean visitar el norte del país, en la provincia de Imbabura existen varias lagunas -como la de Yahuarcocha (Ibarra)- donde se puede realizar paseos en bote y hay varios paraderos turísticos que ofertan artesanías y textiles de la comunidad otavaleña.

Para los más jóvenes también hay un parque extremo donde se puede practicar karting y montar vehículos todoterreno. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP