Visitas y ventas de viviendas se incrementan

- 24 de abril de 2019 - 00:00
En 2018 las adquisiciones y reservas de bienes crecieron en el 20%. Los incentivos gubernamentales motivan al mercado, pero aún no llegan a los niveles esperados.
Foto: Archivo / El Telégrafo

El precio de venta promedio en el mercado inmobiliario en marzo aumentó en un 3,78% en Guayaquil en comparación con el valor de febrero. Mientras que en Quito presentó una caída de 0,33%.   

Esos son los resultados del reporte del Mercado Inmobiliario de Properati, plataforma digital de bienes raíces. Guayaquil registra su cuarto mes consecutivo con una variación positiva, y Quito, el segundo mes con variación negativa.

Andrés Vega, director de bienes raíces en la región andina de la compañía, explicó que la venta de inmuebles en Guayaquil se ha transformado en un escenario competitivo y con equilibrio.

En la capital, en cambio, “podemos ver una estabilización más sólida que en otras ciudades del país, luego de un constante crecimiento del precio en 2018”, indicó.

Vega señaló que a nivel nacional el mercado ha encontrado estabilidad desde el segundo semestre de 2018 y en el inicio de 2019.
A su criterio, entre los factores que impulsan al mercado están los planes de financiamiento de la banca privada y pública que para los compradores son más atractivos e influyen en la demanda.

El reporte presenta los precios promedio del metro cuadrado (m²). En Quito, los valores más altos están en el centro norte por $1.430. En la urbe porteña, la zona de Samborondón es la más costosa.

INFOGRAFÍA

Isabel Wagner, presidenta de la Federación Nacional de Corredores de Bienes Raíces del Ecuador (Fenacbre), dijo que este sector ha tenido un periodo bajo en ventas. Sin embargo, “ya hay un despertar después de las elecciones en el mes de marzo”.

El mercado de bienes raíces es fluctuante y depende de los créditos bancarios y de la liquidez del país”.

No obstante, apuntó que es un buen momento para invertir en bienes raíces debido a que la iliquidez provoca que los propietarios bajen los precios para poder venderlos.

Las propiedades de entre $ 100.000 y $ 200.0000 son las que en este momento tienen un mayor pedido, dijo.

De su lado, Joan Proaño, gerente de la Promotora Inmobiliaria Proaño|Proaño, recordó que en 2017 hubo una estabilización de mercado; en 2018 las ventas crecieron entre el 20% y 30%; y en 2019 el panorama registra mejoras.

El sector se activa de a poco, las ventas y las reservas es el mayor indicador. “Vemos una recuperación en el número de unidades vendidas. Aunque aún no se llega a los niveles del boom inmobiliario de 2014”.

En 2018, el número de reservas de bienes, contratos de construcción de nuevas viviendas, creció el 20% de acuerdo a datos de la encuesta mensual de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Vivienda del Ecuador (Apive).

Jaime Rumbea, representante de ese gremio, dijo que los contratos se concentraron en un rango más alto de precio. “Lo que quiere decir que la gente de menos ingresos accedió a menos vivienda”.

Sin embargo, Proaño destacó que los proyecto de Vivienda de Interés Público (VIP, casas de $ 70.000 a $ 90.000), actualmente tienen mayor porcentaje de ventas. Esto debido a la política de incentivos desde el Gobierno. “Al momento tenemos un subsidio a la tasa de interés, lo cual hace que este segmento de mercado sea más atractivo”.   

Lo que no ocurre en la Vivienda de Interés Social (VIS, casas de hasta $ 40.000). Tanto Rumbea como Proaño coinciden en que los reglamentos expedidos por el Ministerio de Vivienda tienen muchas trabas por falta de sinergia entre las instituciones relacionadas al sector.   

Otra encuesta cualitativa de Apive sobre la percepción de las ventas en el sector inmobiliario muestra que la expectativa de visitas y reservas de nuevas viviendas superará el  70% en los próximos seis meses. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: