Testimonio

“Pensaba ocupar mi compensación en varios proyectos”

- 14 de agosto de 2019 - 00:00
Rigoberto Jácome venderá el bono que recibió del Gobierno para tener efectivo e iniciar un negocio familiar.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

Entre el 31 de julio y el 12 de agosto de 2019 se colocaron 877 bonos a subcuentas del Banco Central. Algunos adultos mayores venderán el documento para emprender.

“Pensaba ocupar mi compensación en varios proyectos, pero no pude. Me quedé en la casa sin poder hacer nada. Fue un suplicio esta situación, cada mes decían que ya nos pagaban y nada. Preferí dejar de planificar e ilusionarme”.

El sueño de emprender en agricultura de Rigoberto Jácome, de 64 años, se truncó en 2016 cuando después de jubilarse no recibió su compensación durante el gobierno anterior.

Después de 38 años de ser maestro, Jácome decidió jubilarse de forma voluntaria porque quería iniciar un negocio familiar. Él es uno de los más de 23.000 jubilados que no recibieron el dinero de su incentivo jubilar desde 2008, cuya deuda enfrenta el actual Gobierno.  

En 2017, cuando se posesionó esta administración, el monto de la deuda ascendía a más de $ 1.200 millones.

Hace unos días, Jácome recibió el pago de su compensación en bonos del Estado por $ 53.100. Lo va a vender en la bolsa de valores para iniciar su anhelado negocio.  

“Mi profesión es una de las más malagradecidas. No se toman en cuenta las situaciones que uno pasa en las aulas, todo lo que brinda con mucho cariño tanto a la niñez como a los padres de familia y a la comunidad”, dice Jácome.

“Una sociedad y un Gobierno desagradecido con aquellos que entregaron lo mejor de su vida en beneficio de los demás es una sociedad miserable”, dijo el mandatario Lenín Moreno.

El Presidente de la República asistió al acto “Cumpliendo con los Jubilados”, que se realizó este martes 13 de agosto de 2019 en Quito. Allí escuchó las historias de los adultos mayores.

Hasta el momento, el Gobierno ha pagado compensaciones a 13.600 jubilados entre efectivo y bonos del Estado. Esto representa un monto de $ 706 millones.   

El pago en bonos fue uno de los acuerdos al que llegaron las autoridades con los jubilados para saldar esta deuda. Del 31 de julio al 12 de agosto de 2019 se colocaron 877 bonos a subcuentas en el Banco Central por un monto de $ 45,1 millones.  

Según Paúl Granda, presidente del Directorio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), en estos dos últimos días hubo transacciones de bonos de alrededor de $ 2,5 millones en la bolsa de valores.

Granda aclaró que las pensiones jubilares desde el IESS se depositan con puntualidad cada mes. Esto representa más de $ 4.000 millones mensuales para alrededor de 590.000 jubilados.

El impago de los incentivos jubilares se acumuló desde 2008 y aumentó su monto con la vigencia de la Ley Orgánica del Servicio Público (Losep), en 2010.

En la antigua Ley Orgánica de Servicio Civil y Carrera Administrativa se establecía que los funcionarios y servidores que se acogían a la jubilación tenían derecho a recibir por una sola vez el equivalente a cuatro remuneraciones mensuales unificadas.

Con la Losep se subió a cinco salarios básicos unificados del trabajador privado por cada año de servicio contados a partir del quinto año y hasta un monto máximo de ciento cincuenta salarios básicos unificados del trabajador privado en total. En este artículo se establece que este beneficio se puede pagar con bonos.

De este modo el monto de la deuda creció. El anterior gobierno, con el argumento de falta de liquidez, emitió en mayo de 2017 el Acuerdo Ministerial 0094 con el que se limitaban las compensaciones a jubilados de 70 años, los menores podían perder este beneficio.

El 30 de agosto de 2018, el gobierno de Moreno derogó ese acuerdo. “No nos imaginamos cómo se pudo tomar una decisión de entregar bonos a nuestros jubilados sin tener los recursos ni el deseo de hacerlo (...)”, concluyó Moreno. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: