Especial coronavirus

Innovación, la base para que una empresa no desaparezca

- 15 de junio de 2020 - 00:00
Las empresas deben tener metas estratégicas y colaboradores bien motivados.
Foto: Internet

La pandemia impulsó a varias compañías a que aceleren sus procesos de transformación tecnológica. Tuvieron que reinventarse para adaptarse a las nuevas necesidades de sus clientes.

El Banco Central del Ecuador prevé que la economía del país decrezca entre el 7,3% al 9,6% en este año debido a la pandemia por el covid-19. Las ventas de las empresas han caído por alrededor de $ 6.271 millones en los últimos meses. Y 173.000 trabajadores ya perdieron sus empleos.

Según un estudio elaborado por la Universidad de Las Américas (UDLA) y la Cámara de Comercio de Quito, la crisis afectará casi a la mitad de los trabajadores de las micro y pequeñas empresas.

Iván López, catedrático de Economía de la UDLA, asegura que de 1.700 empresas encuestadas en Quito, el 75% trabaja por debajo del 50% de su capacidad. De estas, el 44% prevé mantener las modificaciones de horarios, el 18,9% reducirá las jornadas laborales; el 13% suspenderá el trabajo de sus empleados; y el 10% finalizará las relaciones laborales en los próximos meses.

¿Qué hacer para que una empresa no cierre y los trabajadores no pierdan sus empleos en medio de esta crisis económica? Varios expertos concuerdan en que la innovación y adaptación a la nueva realidad es lo que les permitirá mantenerse a flote. “La probabilidad de que una empresa cierre es inversamente proporcional al nivel de innovación que haya aplicado”, asegura López.

Agrega que las empresas innovadoras pueden no ser las líderes de un mercado, pero van a ser las que mejor se adapten a los cambios.

Para Marcos Vega, director ejecutivo de Prendho, incubadora y aceleradora de negocios de la Universidad Técnica Particular de Loja, el primer paso para que una crisis se convierta en una oportunidad es el cambio de mentalidad y de actitud del emprendedor o el empresario para acomodarse a la nueva situación del entorno global.

Después se debe reinventar el negocio, reformular la oferta de valor acorde con las necesidades que hay en el mercado. “Se debe pensar qué es lo que busca el cliente en este momento, ser empático con el mercado”, dice Vega.

Las nuevas tecnologías juegan un papel preponderante en este proceso. Vega recomienda digitalizar no solo la parte comercial, sino también las operaciones y procesos. “Si una empresa no hace las modificaciones a nivel de procesos para adecuarse a las nuevas tecnologías y hacerse competitiva en el mercado, está destinada a desaparecer”, comenta James Hernández, socio fundadores de la consultora Trust Corporate.

Sugiere que las herramientas tecnológicas deben ser lo más amigables con la organización y con los clientes. Servirán para llegar a la mayor cantidad de gente posible y para que su experiencia de compra sea única.

Además de la innovación tecnológica y de reinventarse para adaptarse, Hernández recomienda que para que las empresas se mantengan a flote en situaciones como la actual y además sean competitiva deben -entre varias recomendaciones- mantener un estricto control del gasto.

También considera que se deben crear planes de venta que sean atractivos para los consumidores, tener metas estratégicas y motivar a los colaboradores que trabajen para alcanzarlas.

Para Vega hoy es un buen momento para emprender, pero hay que hacerlo con ideas innovadoras y pertinentes. Pedro Burneo, vicepresidente comercial de Teojama Comercial, ejemplifica esta situación con casos de gente que está optando por iniciar un negocio con un camión, pues en el contexto actual es muy útil.

Las ventas de esta casa comercial se han reactivado poco a poco y la mayoría de ellas han sido de gente que perdió sus empleos y quiere emprender invirtiendo su liquidación. Así como de empresas que necesitan dar el servicio de entrega a domicilio para sus clientes que hoy hacen sus compras en línea. “La compra de un camión es un negocio rentable”, asegura Burneo.

Un programa para que empresas se reinventen

La Universidad Técnica Particular de Loja, a través de su incubadora Prendho, Business Coaching School y la revista Líderes pusieron en marcha el programa Cecer. Se trata de un proyecto de formación y acompañamiento para emprendedores y dueños o gerentes de pequeñas y medianas empresas (pymes) con el objetivo de apoyarles en este momento de incertidumbre que vive el país con respecto a la crisis económica derivada del covid-19.

Marcos Vega, director ejecutivo de Prendho, explica que el programa tiene dos componentes. El primero es de formación teórico práctica para que los beneficiarios puedan recibir conceptos técnicos sobre finanzas, mercadeo, operaciones, manejo de recursos y cómo reinventar su negocio en medio de la crisis.

El segundo componente constituye el acompañamiento al emprendedor a través del coaching para que desarrolle un programa y un plan de acción que le permitan tener resultados concretos en el corto plazo.

“Queremos contribuir con la reactivación productiva del país. Queremos que quienes se beneficien sean pymes o emprendimientos en etapa temprana que ya tienen algunos empleados contratados para que no se pierdan esas plazas de trabajo dando viabilidad a esos negocios”, explica Vega. Agrega que la innovación será fundamental al reinventarse.

Los talleres iniciarán en julio y son gratuitos. Las inscripciones finalizarán el 28 de junio. De todos los inscritos, los organizadores seleccionarán a un grupo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP