El financiamiento público en la proforma de 2019 causa expectativa

- 07 de noviembre de 2018 - 00:00
Gobierno envía a Asamblea Nacional la Pro forma Presupuestaria 2019.
Foto: Cortesía Ministerio de Economía y Finanzas

Las necesidades previstas para el próximo año alcanzan los $ 8.166 millones. Según analistas, los multilaterales y China son las opciones más viables para obtener recursos.

En 2019 uno de los retos del Fisco es buscar $ 8.166 millones en créditos y otras opciones de financiamiento para cubrir el gasto fiscal.

Monto que permitirá atender obligaciones como la importación de derivados de petróleo, pago del 40% de las pensiones del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y pago de intereses de la deuda pública.

En la actual proforma presupuestaria el financiamiento público es $ 300 millones menos que el presupuesto codificado de 2018.

El exministro de Economía, Fausto Ortiz, analizó la situación y anotó que al monto presupuestado para el próximo año hay que agregarle $ 160 millones de los saldos que el Gobierno cree tener disponibles, más las ventas anticipadas de petróleo por $ 445 millones.

La programación presupuestaria cuatrianual 2019-2020 registra $ 8.957 millones de financiamiento total. Abarca los $ 8.166 millones (contiene $ 763 millones por desembolsos internos y $ 7.403 millones por externos), más $ 791 millones de otras cuentas.

Ortiz dijo que las cifras indican un escenario de estancamiento, una economía que en promedio crece menos del 1,5% al año. “Vamos a seguir con un crecimiento lento que va a generar desempleo”, dijo el economista.

El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, no profundizó al respecto en su última rueda de prensa ofrecida el 31 de octubre, fecha que el presupuesto fiscal fue enviado a la Asamblea Nacional.

No obstante, en reiteradas ocasiones manifestó, sin mayor precisión, que para cubrir las necesidades presentes y futuras se evalúan todas las fuentes de financiamiento, no se descarta ninguna, siempre y cuando sean convenientes para el país.

A propósito, un análisis hecho por la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes) señala que en un contexto de posible estrechez financiera es deseable que el Gobierno se acerque al Fondo Monetario Internacional (FMI) para avanzar en un programa de financiamiento de mediano plazo.

Junto a ello, observa Cordes, el Ejecutivo debe aplicar más recortes al gasto público, revisión de subsidios, reformas laborales y más.

A ojos de Ortiz, las acciones apuntan a “apagar incendios” concentrados en el volumen del déficit fiscal, que se proyecta en $3.655 millones, más los rezagos de años pasados.

Acudir al FMI en estas circunstancias contribuiría más a mejorar la débil posición de la Reserva Internacional frente a los pasivos del Banco Central del Ecuador, que a cubrir por completo la brecha fiscal, agregó el exministro.

En ese sentido, un acuerdo con el FMI serviría como un puente para acceder a otras fuentes con tasas de interés menores a 10%.

Para el economista Diego Olmedo, la proforma es “más de lo mismo, con respecto a años anteriores” y explicó que el financiamiento depende principalmente del nivel de riesgo país.

Al cierre del 5 de noviembre, Ecuador tiene 681 puntos, “lo cual es muy elevado” y complica la búsqueda de créditos baratos. Incluso si se acude a organismos multilaterales, como el FMI y el Banco Mundial, los préstamos resultarían onerosos si se trata de montos pequeños a corto plazo, observó Olmedo, quien ve en China una opción válida para obtener recursos.

Para diciembre está previsto que el presidente de la República, Lenín Moreno, acompañado de una comitiva, visite el país asiático.

A decir de Olmedo, la visita debe ser aprovechada  para analizar una renegociación de la deuda vigente y solicitar nuevos desembolsos, debido a que China es “flexible” a la hora de conceder créditos; además, mantiene una buena relación con Ecuador. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: