Catedrático considera que el medio de pago aumentará las transacciones

"El Banco Central es la institución que debe administrar el dinero electrónico"

07 de junio de 2016 00:00

Al ser consultado sobre el esquema propuesto por el BCE, Mauricio León (foto), profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Central del Ecuador (UCE), indicó que la utilización de dinero electrónico sí permitirá que el sistema económico opere más eficientemente.

“El dinero electrónico, al ser un medio de pago adicional de fácil uso, aumentará la velocidad de circulación, es decir, el número promedio de veces que una unidad monetaria circula o es gastada en bienes y servicios en la economía durante un período de tiempo dado (...) Para intercambiar bienes y servicios por un valor total de $ 100 mil, por ejemplo, no se necesita tener disponibles 100 mil unidades monetarias ya que una misma unidad monetaria puede servir para realizar varias transacciones en ese período”.

Además, dado que en una economía dolarizada el Banco Central no puede aumentar la cantidad de dinero en la economía, la introducción del dinero electrónico sí puede permitir un mayor número de transacciones.

“Esto es importante en una coyuntura en la cual entran menos dólares a la economía por la caída del precio del petróleo, lo cual puede ser parcialmente compensado aumentando la velocidad de circulación del dinero, evitando así una mayor contracción de la economía por la falta de liquidez”, dijo León.

Por otra parte, el dinero electrónico reduce los costos que implica para el BCE reemplazar los billetes deteriorados.

Con respecto a quién debería manejar la apertura de cuentas de dinero electrónico, el académico León expresó que, según el artículo 101 del Código Orgánico Monetario y Financiero, la moneda electrónica debe ser puesta en circulación privativamente por el Banco Central y estar respaldada en sus activos líquidos.

“El BCE es la institución que debe administrar el dinero electrónico. Los bancos privados y las cooperativas pueden ser parte de la red transaccional del dinero electrónico.

La posición de la ABPE parece basarse en su desconfianza y prejuicio sobre el rol del Estado, asumiendo que este tipo de proyecto solo puede ser llevado a cabo por el sector privado porque en otros países se lo ha hecho de esa manera. La ABPE desconoce que justamente la innovación sería que el Banco Central la administre”.     

León agregó que la Asociación de Bancos privados parecería desconocer además que “en derecho público, se puede hacer solo lo que está escrito en la ley y el BCE tiene que cumplir lo que dice el artículo 101 del Código Monetario y Financiero, es decir, que el dinero electrónico esté respaldado en sus activos líquidos”.

Por otra parte, el académico destacó que “las instituciones privadas, como los bancos, tienen fin de lucro. Por tanto, para ellas, el dinero electrónico es una fuente de ingresos que se pueden lograr, principalmente, a través de las tasas que puedan cobrar por los servicios que presten a la ciudadanía. (I)

Contenido externo patrocinado