Incursionar en lo digital, la siguiente etapa del emprendedor

- 21 de enero de 2019 - 14:57
Melisa Salazar, coordinadora de proyectos de emprendimiento de Innobis.
Foto: Karly Torres / EL TELÉGRAFO

Melisa Salazar, la coordinadora de proyectos de emprendimiento de Innobis, estudió administración y dirección de empresas en la Universidad Politécnica Salesiana del Ecuador. Estuvo en la dirección de Gestión de Recursos Humanos de E.Maulme y después fue la coordinadora administrativa de Kruger Corporation. Ingresó en 2017 a Innobis como coordinadora de proyectos del área de emprendimientos, en donde gestiona cada una de las ideas que llegan a ese espacio de innovación.

Un país con visión y lleno de oportunidades es la conclusión a la que ha llegado Melisa Salazar, coordinadora de proyectos de Innobis, luego de tres años al frente del cargo.

Desde entonces, Innobis se ha encargado de captar, evaluar y procesar proyectos emprendedores para convertirlos en modelos de negocio y empresas rentables, escalables a nivel internacional. Solo el año pasado recibieron a más de 180 emprendedores de todo el país en dos convocatorias.

“Este año queremos impactar y fortalecer los emprendimientos que llegaron el año pasado, especialmente  aquellos que benefician a comunidades vulnerables. De hecho, estamos trabajando en un plan de financiamiento internacional que se convertiría en el primer fondo de inversión social en el Ecuador”, explica.

Para lograrlo hay que hacer un trabajo minucioso e integral en cada uno de los protagonistas del proyecto de negocio, en donde Innobis acompaña a los emprendedores que quieren sacar adelante su modelo de negocio.

Y si de temas se trata, Salazar cree que el ingenio y el sentido de responsabilidad social están muy ligados en el emprendedor ecuatoriano, algo que lo pone en la vanguardia de las tendencias mundiales.

Destaca como ejemplo el éxito que ha tenido Kafkafé, una cafetería inclusiva para personas con algún tipo de discapacidad que recibió un capital semilla de $ 5.000 como parte del concurso Huella Social y que actualmente está en el proceso de compra de activos fijos.

“Trabajamos con ellos para fortalecer sus competencias y estructurar su modelo de negocio, analizando toda la información que tienen para hacer la factibilidad financiera y de qué forma volver el negocio mucho más productivo. Obviamente vamos a darles capacitación”.

Paralelamente trabajan en dos proyectos de innovación tecnológica. Uno de ellos tiene que ver con la limpieza del mar y el otro con el control e información del gas de uso doméstico para determinar fugas, cantidad que se usa y demás aspectos relacionados.

“Todas estas ideas son necesarias replicar y fortalecer para darle un valor agregado a lo que tenemos y eso se logra a través de la innovación”.

Y es precisamente en la innovación en que están puestos los ojos de esta empresa a través del Digital Challenge, una convocatoria que busca fomentar la innovación digital, emprendimiento, competitividad y generación de negocios, por medio de las tendencias, vinculando a empresarios de diversos sectores con el ecosistema emprendedor.

Por ello se creó una alianza con la Cámara de Industrias de Guayaquil y el apoyo técnico de Innobis, Senescyt (Secretaria de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación), AEI (Alianza para el Emprendimiento y la innovación del Ecuador), Municipalidad de Guayaquil y la empresa Semgroup.

Les interesa volcar las ideas de los emprendedores en tecnología para fortalecer y dinamizar el sector de la agroindustria, experiencia al cliente y procesos productivos porque la industria ecuatoriana está en un nuevo nivel en lo que se conoce como industria 4.0  basado en el uso de las herramientas y procesos tecnológicos.

“Esto es muy importante porque Ecuador es un país que centra su riqueza en la agroindustria y creemos que es un buen momento para que se consolide y fortalezca aún más como parte de un programa regional”. 

La iniciativa también busca ampliar las opciones de emprendimiento en el país -cuenta la ejecutiva- al considerar que existen muchos modelos de negocios similares, pero ninguno logra el impacto que han tenido plataformas como Uber o Cabify por citar un par de ejemplos.

“Los ecuatorianos emprendemos en gran medida por necesidad y no todas las ideas son las mejores para nuestro mercado. Lo que se busca es que cada una de estas ideas estén pensadas en un mercado más global porque en la región existen problemas o necesidades similares”, explica.

Salazar cree que al emprendedor ecuatoriano le hace falta mayor confianza en sí mismo y trabajar  para lograr cada proyecto, ya que muchas veces -opina- al primer obstáculo en el camino “tiramos la toalla” y desistimo del plan.

Por ello, ve necesario que la Academia siga interesada en los proyectos y se involucren más. “Ya lo están haciendo y está dando resultados, están cada vez más comprometidos con sus estudiantes y sus propuestas; pero, a veces, da la sensación de que es un aprendizaje compartido mas no la visión formativa que buscamos”, comenta.

Apunta que es importante evitar que se genere un círculo vicioso entre los emprendimientos, ya que a veces da la sensación de que todo es lo mismo.

“Nos falta más innovación, hacemos lo mismo en las ferias de emprendimiento. No es que esté mal, pero existen varios negocios similares para un mercado tan pequeño como el ecuatoriano. A veces lo ‘nuevo’ ya existe y cuando lo presentan tienen fallas, está mal hecho. Si van a copiar una idea que hay en otro lado, que sea buena, que sepan cómo hacerlo y darle sobre todo un valor agregado”.

La experta señala que solo las buenas ideas podrán generar el impacto deseado. 

Datos

El primer paso del emprendimiento

Salazar cree que si se quiere conseguir  el éxito como empresario, hay que tener la disciplina para analizar, pensar y redactar un plan de negocio. Esta guía escrita ayudará a trazar cómo va a crear y dirigir la empresa. “Te puede ayudar a prever peligros potenciales con antelación, como también identificar a los posibles inversores, clientes y proveedores. También hay que buscar el asesoramiento de quienes ya han pasado por ese proceso”.

Conocimiento de mercado

La detección de las necesidades sociales es primordial, aconseja la ejecutiva. Aclara que existen muchas necesidades en la sociedad, que los mismos ciudadanos no pueden o no cuentan con los recursos necesarios para satisfacer. Un buen emprendedor social debe tener claro qué necesidades existen, cuáles no están cubiertas y si es capaz de satisfacer alguna de ellas y cómo obtener los recursos o materiales necesarios para solucionar dicho problema. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: