Bono de Desarrollo Humano impulsa a emprendedores

- 19 de febrero de 2019 - 00:00
Mónica Castro creó con varias vecinas un taller de elaboración de mochilas.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Los hogares que son parte del programa pueden pedir por adelantado una parte de sus pensiones para crear microempresas. Más de 70 mil créditos se han entregado.

Dos ideas motivaron a Mónica Castro a levantar un microemprendimiento que de a poco camina: salir de la pobreza y pasar más tiempo con sus hijas.

Ella es beneficiaria del Bono de Desarrollo Humano Variable (BDHV), uno de los mecanismos de ayuda social que entrega el Gobierno para personas u hogares que viven en situación de vulnerabilidad debido a la pobreza.

Pero en el caso de Mónica no se trata solo de recibir esa bonificación, se trata de tener una oportunidad para producir y así generar más recursos para su hogar.

Solicitó un préstamo de Desarrollo Social, mediante el cual se le adelantan los depósitos de un año con el objetivo de levantar un emprendimiento.

Por ser beneficiaria del Bono Variable recibía $ 77 al mes. El Gobierno le adelantó $ 500 y con ello pudo comprar una máquina de coser industrial. Ahora recibe una pensión de $ 27.

Ya pagó ese préstamo y optó por un crédito asociativo, para lo cual se asoció a otras cinco vecinas y en conjunto solicitaron un préstamo de $ 1.200.

Compraron una máquina ribeteadora industrial y formaron un pequeño taller de confección de mochilas. Pero los principales productos que Mónica elabora junto a su esposo son estuches para instrumentos musicales de bandas y orquestas, fundamentalmente tambores y güiros.

Las ventas no mantienen un ritmo constante; hay meses en los que no logran vender lo suficiente.

La mujer reconoce que esto depende del volumen de mercadería que ofrezca o de la capacidad para entregar una determinada cantidad de productos.

Cuando existen bastantes pedidos le ayudan sus hijas de 20, 17 y 14 años, incluso su hijo más pequeño, de 5 años, todos estudiantes, pues esa es una de las condicionantes de recibir el Bono.

Pocas veces ha llegado a ganar más de $ 200, pero esos recursos le permiten cubrir las necesidades de su hogar y cancelar el préstamo adquirido.

Mónica tiene en mente abrir un local donde pueda tener ventas directas que le permitan seguir creciendo productivamente.

El viceministro de Inclusión Económica y Social, Marco Cazco, señaló que 280.535 núcleos familiares son beneficiarios del BDH, quienes reciben $ 50. Mientras que 106.404 hogares acceden al Bono de Desarrollo Variable, como es el caso de Mónica.

De este segmento, no todos cobran $ 150, eso depende del número de hijos. El promedio del beneficio que el Estado paga ronda los $ 86. Alrededor de 75.000 hogares adelantan sus bonos para algún emprendimiento, agregó el funcionario.

Préstamos por un total de $ 100.000 fueron entregados por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) en 2018.

Brigadas técnicas del MIES acompañan al desarrollo de los pequeños negocios, así como al cumplimiento de las garantías de educación y de salud en el hogar.

“A medida que los emprendimientos van madurando, la lista es entregada a BanEcuador para que puedan recibir un mayor crédito”, aseguró Cazco.

De esta manera los beneficiarios del Bono de Desarrollo Humano tienen la oportunidad de salir de la brecha de pobreza. (I)

Lineamientos  
Formación económica   
Para acceder al Crédito de Desarrollo Humano las familias o sus representantes deben asistir a cuatro talleres en la Escuela de Inclusión Económica, donde reciben capacitación respecto al manejo de las finanzas de sus emprendimientos.    

75 mil personas en pobreza y pobreza extrema recibieron Créditos de Desarrollo Humano del MIES.

Depuración del registro
Para este año se espera que accedan al Bono de Desarrollo Humano unas 40.000 personas y salgan 48.000.   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: