Volkswagen, la empresa que sigue creciendo a pesar de los escándalos

- 20 de marzo de 2018 - 00:05

En 2015 la empresa alemana sufrió una de sus mayores crisis de reputación, sin embargo al año siguiente fue líder mundial en ventas.

Un coche para el pueblo. Así se ideó la marca alemana Volkswagen en 1934 por el Frente Alemán del Trabajo, una organización sindical alemana que surgió después de que el gobierno nazi aboliera los otros gremios.

La compañía alemana ha estado acompañada por la polémica desde el momento de su creación, sin embargo continúa siendo una de las empresas automovilísticas más reconocidas en el mercado internacional.

La oportunidad de cambiar

De acuerdo con una publicación de la BBC en mayo de 2017, los resultados trimestrales anunciados por la automotriz alemana hasta esa fecha, evidenciaban un crecimiento del 44,3%.

Esto a pesar de las revelaciones controversiales que dañaron su imagen hace más de dos años. La empresa habría instalado un software ilegal en sus vehículos de diésel permitiéndoles cumplir con las pruebas de emisiones contaminantes, a pesar de que sus vehículos soltaban a la atmósfera gases 40 veces más contaminantes  que el límite permitido.

El escándalo desencadenó múltiples denuncias en contra de Volkswagen a escala mundial. Lo que llevó a que Martin Winterkorn sea reemplazado como presidente y que otros ejecutivos del grupo sean suspendidos.

Por ejemplo, solo en Estados Unidos las demandas sobrepasan los
$ 20 mil millones y en Reino Unido también se ha planteado que los usuarios que recibieron información falsa al momento de su compra, inicien procesos jurídicos en contra de la automotriz. Se esperan fuertes sanciones monetarias en varias jurisdicciones.

No obstante, eso no fue un obstáculo para que en 2016 destrone a Toyota como el líder mundial en ventas. De acuerdo con la BBC, la empresa alemana implantó un plan integral para abordar la crisis, aceptando el escándalo y llegando a un acuerdo.

Además tomó decisiones inmediatas para solucionar el problema: recortó costes, abandonó los modelos de auto que no eran rentables, se enfocó en nuevos mercados emergentes e invirtió en vehículos eléctricos. De esa forma, se amortiguaron los daños del escándalo y se aprovechó el momento para reformar la compañía.

Recuperar la imagen corporativa

Aunque la automotriz alemana ha sabido controlar la crisis, su nuevo presidente Matthias Müller sigue lidiando con algunos vestigios de la crisis. Por ello, es importante que una empresa esté en constante contacto con los medios de comunicación y con los grupos de interés afectados.

Por ejemplo, a los gobiernos no les interesa que se cierren las empresas filiales y que sus ciudadanos pierdan sus empleos, como es el caso de Volkswagen España.

No se debe tampoco escatimar gastos por indemnizaciones o inversiones para mejorar el producto. Hasta el momento Volkswagen ha destinado 3 mil millones de euros en tecnologías de conducción alternativas, lo que triplicará para los próximos 5 años, mientras que hasta 2022 invertirá 10 mil millones de euros adicionales al campo de los motores de combustión interna, tanto diésel como de gasolina. 

Algo más

- Otros escándalos. En sus inicios Volkswagen estuvo relacionada con el régimen nazi de Adolf Hitler. En los años treinta Ford y Mercedes producían modelos para las masas, por lo que Hitler pidió a Ferdinand Porsche que cree un “automóvil del pueblo”.

- Mano de obra esclava. En 1998, sobrevivientes del holocausto demandaron a más de 10 mil compañías austriacas y alemanas, entre ellas Volkswagen, por aprovecharse de las legislaciones del gobierno nazi que permitían el trabajo forzado.

- Gobiernos militares. Extrabajadores de Volkswagen presentaron una demanda civil contra la compañía por supuestas torturas en una fábrica cerca de Sao Paulo en el gobierno militar de 1964 y 1985. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: